BMW 745i

Con una gran potencia, seguridad, confort y durabilidad es BMW ha puesto a todo el mundo impresionado ya que llena las expectativas. Continúe leyendo paran conocerlo....


Siberia está muy lejos, y no tiene nada que ver con el coche que ahora probamos, ni mucho menos con su tecnología. Pero es una enorme región asombrosa, interesante y llena de sorpresas.De la misma manera, el BMW 745i es un coche portentoso. Grande, hermoso, cómodo, potente y con infinidad de argumentos tecnológicos, el impresionante modelo alemán, a pesar de su tamaño y peso, se mueve con la agilidad de un auto mucho más ligero, el dinamismo de un deportivo y la seguridad de un tanque de guerra.El diccionario de la Lengua Española define la palabra "portentoso" como algo "extraño, singular, que causa admiración o asombro". Efectivamente, el BMW 745i es un automóvil tan singular que resulta extraño comprobar la agilidad, dinamismo y seguridad con la que se mueve a pesar de su tamaño y peso. Y causa admiración y asombro al mismo tiempo por su hermosura, elegancia y silencio.


El buque insignia de la firma alemana impresiona por sus dimensiones, con algo más de cinco metros de longitud y casi dos metros (190 cm) de ancho. Curiosamente, no es el frente, con los dobles faros carenados, la típica parrilla de la casa y enormes defensas con generosa toma de aire, el lado más atractivo del Serie 7. Es la cola la parte que más personalidad le otorga al modelo. Robusta, diferente y nada conservadora, la parte trasera del 745i cautiva al momento, si bien no a todos. También la silueta de los costados, estilizados y elegantes, admira al verlos. El resultado es un coche de líneas realmente únicas, con las que han conseguido un asombroso coeficiente Cd de sólo 0.29.También el interior del BMW 745i es poco convencional. Elegante, distinguido, lujoso y exclusivo, el tablero destaca por sus líneas sencillas y nada complicadas. Tal vez por eso sorprende que, siendo tan espontáneo como es el habitáculo, el manejo de los controles sea todo lo contrario, contradicción que veremos más adelante. El cuadro de mandos dispone de dos grandes relojes que controlan la velocidad y las revoluciones del motor, así como visualizadores con diversa información.


En el centro del tablero está la pantalla que indica todas y cada una de las casi ilimitadas funciones tecnológicas de las que es capaz el 745i; en realidad, el sistema, que BMW ha bautizado como iDrive, es una computadora (incluso se puede conectar con Internet) con pantalla interactiva y hasta ratón ubicado donde iría la palanca de velocidades, elemento obsoleto en este coche, sustituido por un selector en la columna de dirección. Los pocos mandos que podemos manejar directamente, incluyendo el freno de mano, cuya palanca ha sido sustituida por una tecla a la izquierda del volante, están situados en el centro del tablero. El volante es multifuncional, con botones para el cambio automático secuencial Steptronic, técnica proveniente de la Fórmula 1, que posibilitan aumentar o reducir las velocidades sin que las manos abandonen el volante. Esto facilita la magnífica conducción del auto, cuyo manejo resulta un auténtico placer.


Los asientos, multitodo (incluyen hasta masaje en la espalda para relajar la musculatura) y eléctricos, son auténticas butacas de cine, lo mismo que los traseros, alojando magníficamente a los dos pasajeros, no así al tercero, que no encontrará huella para aposentar sus redondeces posteriores. No es difícil adivinar que el habitáculo del 745i, máxima expresión de la Serie 7, no carece de nada, pues ha sido creado para transportar a familias exigentes y, sobre todo, a presidentes de tal o cual empresa, ya sea privada o pública. Así, por ejemplo, y como opciones, no falta un exclusivo equipo de audio, pantalla posterior con puntero, minibar en el reposabrazos trasero, persianas eléctricas, etc., por no citar el ajuste automático de las puertas, el sinfín de airbags que lleva para todos los pasajeros, incluyendo para las rodillas de los delanteros, etc.


Cuando uno contempla este auto, se piensa que tanto volumen, peso (1945 kg), lujo y exclusividad no se llevarán bien con la carretera, salvo que se practique una conducción de paseo dominguero. Craso error, amigos, porque el dinamismo, seguridad y eficacia de las que hace gala el 745i demuestran que lo uno no está reñido con lo otro.Para empezar, el motor de 4.5 litros, ocho cilindros en V, 32 válvulas y 333 caballos de potencia a 6100 rpm, anda bastante sobradito para mover con soltura y alegría esta enorme mole. Es más, con un par máximo de 45.9 mkg a 3600 vueltas, el propulsor del BMW 745i impresiona por su respuesta inmediata a cualquier régimen y silencioso funcionamiento. El arranque a fondo (6.3 segundos de 0 a 100 km/h), recuperaciones asombrosas, y velocidad de crucero son de tal calibre, que si no se mira el velocímetro con asiduidad uno se arriesga a que le sancionen con multas que más parecerán plazos de hipoteca. Dispone también de Dynamic Drive, sistema que minimiza las irregularidades del piso, compensando incluso las inclinaciones de la carrocería en curvas, tan filtradas, que no es fácil percibir la gran velocidad a la que se circula, salvo en la aceleración, pues la espalda se pega literalmente al respaldo.


¿Y qué pasa en curvas? Pues que es de quedar pasmado al comprobar la efectividad del BMW en carreteras sinuosas. El aplomo de este coche circulando por la sierra de Las Cruces, con un agarre realmente impensable para un modelo de estas características, es admirable. Está claro que el peso sale a relucir, sobre todo en los cambios rápidos con súbita transferencia de pesos, desplazamientos de masas que, en momentos delicados, activan el efectivo control dinámico de estabilidad (DSC) y de tracción (DTC), acudiendo en nuestra ayuda. Tanto ángel de la guarda sirve para circular con rapidez sin perder seguridad, que es muy alta, ni confort, que es magnífico, no en balde la suspensión del 745i, además de los sistemas descritos, cuenta con control electrónico de la amortiguación neumática. También, el iDrive permite activar el programa de suspensión deportiva que endurece la amortiguación, pegando el coche al suelo como una rémora a un tiburón.


La caja de seis engranes del 745i se opera a través del selector, una palanca situada a la derecha del volante, con la que colocamos la función automática, reversa y park. Luego, a través del botoncito del volante, activamos la modalidad Steptronic, cambiando rápidamente a mano. Tanto esta función, como la automática, son igualmente prácticas y funcionales, pudiendo disfrutar de la conducción deportiva con la Steptronic, rápida y eficaz. Los frenos, con ABS, obviamente, se muestran igualmente eficaces, aunque si les pisa fuerte y repetido dan leves muestras del esfuerzo. También la dirección es suave y de gran eficacia, bastante directa en respuesta y obediente al tacto.Por último, y volviendo al manejo de tanta botonería, es tal vez lo que menos me ha impresionado. El BMW 745i es un prodigio en tecnología; otra cosa es su acceso, nada fácil. Primero, para aprenderse las casi ilimitadas funciones del sistema iDrive, hay que estudiar a fondo el libro de instrucciones, y luego practicar tranquilamente con el coche parado. Una vez enterados, uno se da cuenta de que sería más fácil pulsar un simple botón o interruptor que manipular el Controller. Por ejemplo, para desactivar el DSC hay que realizar hasta tres operaciones con el ratón mientras conducimos, cuando sería suficiente pulsar un botón para su inmediata anulación.


Por otra parte, los intermitentes automáticos no se desactivan si no hay suficiente viraje del volante. También el radio, al igual que el control de clima, demuestra que no siempre la tecnología es sinónimo de practicidad y rapidez. Quizá, si hubiéramos tenido la compañía de un ingeniero de la marca a bordo, nos hubiera hecho saber cómo hacer cada cosa con menos esfuerzo. Pero como estábamos por nuestra cuenta, le tuvimos que hallar a nuestro humilde modo.Pero eso no le resta nada, en absoluto. Es un mundo nuevo, y eso desconcierta siempre. Si visitáramos por primera vez Siberia, también encontraríamos todo raro y novedoso.Sin embargo, estamos seguros, no por eso dejaría de ser una experiencia única, extraordinaria y muy bienvenida.

Haga click aquí para leer mas artículos de Autocosmos

Artículos Similares
- Renault Koleos 4x4
El Koleos es un SUV de la marca francesa aunque en realidad es un crossover, es también una evidencia de la creciente colaboración con Nissan, ya que comparte motor y plataforma con la X-Trail...
- BMW Serie 3 Convertible Hardtop
- Concepto Volvo C30
- Deducibles de seguros de autos
- Peugeot Lanza el 206 XT Con Caja de Porsche
- Ford Taurus 2008
- ¡Súper Auto!: Aston Martin DBS
- Audi TTS 2009
- SUV Audi Q7
- BMW Serie 1 Coupe