Temas > Bodas >

Buscar Los Trajes De Los Novios

La elección del vestido es una cuestión que depende de los gustos, por supuesto, pero existen ciertas normas al respecto. La primera y más respetada es que las novias han de vestir de blanco, aunque hoy en día están muy aceptados los colores crema. Muchos diseñadores se atreven con otros tonos, como azules, malvas, rosas e incluso rojo o negro...

Proveído Por:
Haga click aquí para leer más artículos en Publiboda

NOVIA:

La principal regla de oro a la hora de elegir el vestido de novia es la sencillez. Nada más lejos de la realidad pensar que cuantos más adornos, lazos y volantes, más favorecida vas a estar. No hay que olvidar que el simple hecho de ir toda de blanco, con un vestido largo de ricas telas, taparse con un velo y llevar unas florecillas en las manos ya es suficiente como para recargarlo con todo lo que se te ocurra.

Otro aspecto importante es buscar un vestido de novia en consonancia con tu personalidad -es decir, que si vas siempre en vaqueros no te pega un traje muy sofisticado- y con el tipo de boda que vas a celebrar -si organizas una boda campestre, olvida los tacones de aguja y vestidos tipo cabaretera. Del mismo modo, en una boda civil no se está tan sujeto a las normas del protocolo como en una religiosa, pero sí a las reglas del sentido común: en los juzgados y ayuntamientos resultan mucho más apropiados los vestidos cortos o de calle, o bien los de falda tipo ballet, es decir, justo a la altura de media pantorrilla.

Las mujeres más bien bajitas deben renunciar a las faldas demasiado voluminosas, puesto que tan sólo conseguirían achatar aún más la figura. Es mejor optar por las faldas de vuelo y los cuerpos entallados, sin cortes transversales. Las mangas deben ser sencillas, ni ajamonadas ni de farol exagerado.

La principal regla de oro a la hora de elegir el vestido de novia es la sencillez. Nada más lejos de la realidad pensar que cuantos más adornos, lazos y volantes, más favorecida vas a estar. No hay que olvidar que el simple hecho de ir toda de blanco, con un vestido largo de ricas telas, taparse con un velo y llevar unas florecillas en las manos ya es suficiente como para recargarlo con todo lo que se te ocurra.

Otro aspecto importante es buscar un vestido de novia en consonancia con tu personalidad -es decir, que si vas siempre en vaqueros no te pega un traje muy sofisticado- y con el tipo de boda que vas a celebrar -si organizas una boda campestre, olvida los tacones de aguja y vestidos tipo cabaretera. Del mismo modo, en una boda civil no se está tan sujeto a las normas del protocolo como en una religiosa, pero sí a las reglas del sentido común: en los juzgados y ayuntamientos resultan mucho más apropiados los vestidos cortos o de calle, o bien los de falda tipo ballet, es decir, justo a la altura de media pantorrilla.

Las mujeres altas no tienen tantos problemas, puesto que pueden decantarse por cualquier estilo. Los vestidos guante, totalmente entallados y ajustados al cuerpo, les sentarán perfectamente; ahora bien, si se es demasiado alta y la intención es no parecer tan larga, quedan mejor los vestidos de faldas con mucho volumen y con cortes transversales tipo lorzas, volantes, capas, etc.

Si consideras que tienes unos kilitos de más, es preferible que elijas vestidos de líneas sencillas, sin mucha ornamentación, y prescinde de las formas muy entalladas. La norma general para elegir el vestido es intentar disimular los posibles defectos y realzar la parte del cuerpo que más te guste. Por ejemplo, para las mujeres sin cintura están prohibidos los corpiños estilo princesa envarillados y muy ceñidos: parecerías a punto de estallar.

El velo es un complemento opcional y queda casi restringido a las ceremonias religiosas. Fuera ya de cierto significado un tanto anticuado, resulta un aliado perfecto para las novias tímidas o nerviosas. Como norma general, el velo jamás debe tener más importancia que el vestido y, aunque suene obvio, ha de armonizar con él: no resulta tan fácil encontrar dos blancos iguales, sobre todo porque los tejidos van a ser diferentes. Su longitud depende de las preferencias, pero ha de elegirse pensando siempre en la comodidad. Medita si te las apañarás con un velo de siete metros y ensaya en casa el momento en el que el cura os declare marido y mujer y te lo apartes de la cara, no vaya a ser que te hagas un lío y destroces el peinado.

En la elección de la lencería que se va a llevar el día de la boda no sólo se debe tener en cuenta si es bonita o fea o si es sugerente y sexy. El primer punto a estudiar es la comodidad, puesto que va a ser una jornada de mucho trajín y no quedaría nada bien que la novia se estuviese llevando cada dos por tres la mano al escote porque se le clava el aro del sostén. Además, resulta fundamental adecuar la lencería al vestido, es decir, que no se marque, sobre todo si se lleva un vestido ceñido, y que el sujetador se adapte al escote que se ha elegido para el traje. Por ello, nuestro consejo es que las pruebas del vestido se realicen con el mismo conjunto de lencería que se va a llevar el día de la boda.

NOVIO:

Si bien la novia, con su vestido blanco, sus tules, sus colas y sus velos, suele ser el centro de todas las miradas, el novio no debe ceder ante su tradicional figura de segundón y dejar de preocuparse por su atuendo. Aunque se supone que no debe saber cómo va a ser el vestido de su prometida, sí es preferible que los miembros de la pareja comenten entre ellos el estilo, para que ella no aparezca con un modernísimo traje pantalón color vainilla y él se plante en la iglesia con el tradicional chaqué, el cual, dicho sea de paso, es el traje oficial de las bodas según mandan las normas de protocolo.

El chaqué clásico se compone de levita negra o gris marengo, chaleco negro o gris, camisa blanca blanda y los pantalones, grises con rayas. Antes la corbata solía ser de color gris, con lunares o rayas discretas, pero ahora se puede llevar de cualquier tono y con dibujo. Los más lanzados, dentro de la tradición del chaqué, pueden decantarse por chalecos y corbatas a juego, de diseños y colores divertidos.

Cuando un novio decida vestir de chaqué, los padres de los contrayentes y los testigos también deben hacerlo, aunque a los testigos se les permite (protocolariamente hablando) llevar traje oscuro. Esta excepción también sirve para los novios, puesto que hoy en día cada vez son más numerosas las bodas en las que el traje sustituye al chaqué.

Otro traje pensado para cenas de gala que también se usa en algunas bodas -siempre de noche- es el frac, pero no se suele utilizar mucho. Es semejante al chaqué pero con chaqueta y pantalones negros y siempre con pajarita blanca. El chaleco siempre debe ser blanco, si no quieres que te tomen por un camarero.

Hay que aprovechar una ocasión especial como ésta para utilizar una camisa de puño francés de gemelos, en desuso hoy en día pero muy elegante, así como el alfiler de corbata. Otra joya a la que hay que prestar especial atención es el reloj: si no se tiene uno elegante, se puede utilizar la buena costumbre de los regalos de compromiso y pedirle un reloj a la novia, lo cual permitirá al novio no tener que llevar uno muy deportivo de correa de plástico que no le sentaría nada bien al chaqué. Para terminar, un pequeño detalle muy elegante y festivo es colocar una pequeña flor en el ojal, la cual siempre debe ir en consonancia con el ramo de la novia, con el mismo tipo de flores.

Haga click aquí para leer más artículos en Publiboda
Artículos Similares
- Reglas Para Formar El Cortejo
Una de las preguntas que frecuentemente hacen los novios es cómo debe de entrar su cortejo a la iglesia. Las posiciones están bien definidas en cuanto a tradición y no se deben de cambiar a menos de que exista una buena razón...
- La Agenda De Los Novios
- Arreglos Florales Para Bodas
- El Traje Del Novio
- La Mesa De Los Novios
- Bendición Y Entrega Del Anillo Y Arras
- División De Los Gastos De Una Boda
- Un Mes Antes De Tu Boda
- Trajes De Etiqueta
- Consejos Para El Traje Formal Del Novio