¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes?

Los estilos de liderazgo apoyan y facilitan el trabajo de un líder, es por eso que se dice que entre más estilos haya mejores serán los resultados obtenidos por un líder. Continúe leyendo el artículo para conocer mas sobre el tema...

Proveído Por:
Haga click aquí para leer más artículos en GanarOpciones.com

Los Líderes Necesitan Muchos Estilos:

Muchos estudios, incluyendo el nuestro, han demostrado que cuantos más estilos practica el líder, mejor. Los líderes que han dominado cuatro o más estilos - sobre todo los estilos orientativo, participativo, afiliativo y capacitador - tienen el mejor clima y el mejor desempeño medido por los resultados de negocio. Sobre todo, los líderes más efectivos son capaces de cambiar estilos con flexibilidad y cuando haga falta. Aunque puede parecer imposible, lo vimos con más frecuencia de la que esperábamos; tanto en corporaciones grandes como en empresas pequeñas recién creadas, y tanto en líderes experimentados, capaces de explicarnos exactamente cómo y por qué utilizan distintos estilos, como en emprendedores que decían liderar por instinto.

Estos líderes no adaptan de forma automática sus estilos de dirección a la situación utilizando un "checklist"; trabajan de una forma mucho más fluida. Tienen una sensibilidad especial para la forma en que sus acciones influyen en otras personas y ajustan sutilmente su estilo para lograr los mejores resultados. Es un líder que, por ejemplo, puede captar, nada más iniciar una conversación, que una persona con talento que sin embargo no logra los niveles de desempeño fijados, está desmoralizada por su relación con un jefe autoritario y estricto. Entiende rápidamente que esta persona simplemente necesita saber cómo su trabajo cuenta y por ello le motiva preguntándole cuáles son sus expectativas y buscando formas para hacer su trabajo más retador. Pero también sabe identificar cuando hay que darle a esta persona un ultimátum: o mejoras o te vas.

A modo de ejemplo del liderazgo fluido en acción, consideremos a Joan, la directora general de una división importante en una empresa de alimentación y bebidas. A Joan se le sugirió a su posición en un momento de crisis para la división. No había obtenido sus objetivos de beneficios durante los últimos seis años; el último año de hecho, quedó por bajo por 50 millones de dolares. Los altos directivos estaban totalmente desmotivados; el ambiente era de desconfianza y resentimiento. El objetivo que Joan se puso era claro: dar la vuelta a la situación de la división.

Joan lo hizo demostrando una capacidad asombrosa de cambiar de un estilo a otro. Desde el principio, se dio perfecta cuenta de que tenía muy poco tiempo para demostrar que era capaz de liderar con éxito y crear un ambiente de confianza y cooperación. También era consciente de que necesitaba, y de forma urgente, información exacta acerca de lo que no estaba funcionando, así que marcó como primera tarea escuchar a personas clave en la división.

Durante su primera semana en el puesto mantuvo comidas y cenas con cada miembro del equipo directivo. Lo que Joan buscaba era el punto de vista de cada uno sobre la situación actual. Sin embargo no tenía interés en el diagnóstico que cada uno le hizo, sino buscaba conocer cada directivo a un nivel más personal. Para ello Joan empleó el estilo afiliativo: les preguntó sobre sus vidas, deseos y aspiraciones.
También asumió el rol de "coach", intentando identificar la forma en que ella podía ayudar a los miembros de su equipo conseguir lo que querían en sus carreras. Por ejemplo, un directivo a quien todos tachaban de individualista y de no ser "jugador de equipo", le confesó sus preocupaciones. Él se veía como un buen miembro del equipo, pero estaba constantemente plagado de quejas. Joan percibía que tenía talento y era una persona que aportaba mucho valor a la compañía, así que llegó a un acuerdo con él para decirle (en privado) cuando sus acciones estaban impidiendo que los demás le vieran como un jugador más del equipo.

Después de estas conversaciones individuales, convocó una reunión de tres días fuera del entorno de la oficina. Su objetivo era fomentar el trabajo en equipo, de manera que todos se sintieran responsables de todos los problemas que pudieran surgir en el negocio. Su planteamiento inicial para la reunión era democrático. Animó a todos a expresar sus frustraciones y quejas abiertamente.

Al día siguiente, Joan pidió al grupo que se tratasen unos problemas específicos: cada persona hizo tres propuestas concretas de acciones para mejorar la situación. A medida que Joan agrupaba las sugerencias, un consenso surgió sobre las prioridades del negocio, reducción de costes. Dado que fue el grupo quien ideó los planes de acción específicos, Joan consiguió el compromiso de sus miembros.

Con esta visión firmemente definida, Joan asumió el estilo orientativo, y asignó áreas de seguimiento a cada uno de los directivos y les hizo responsables de su cumplimiento. Por ejemplo, había estado bajando los precios sin conseguir incrementar su volumen. Una solución obvia era de incrementar los precios, pero el anterior director de ventas no había actuado y el problema había ido a peor. Ahora, el nuevo responsable de ventas tenía la responsabilidad de ajustar los precios de modo que el problema se resolviera.

A lo largo de los siguientes meses, Joan utilizó principalmente el estilo orientativo. Siguió reforzando la nueva visión del grupo, de forma que recordaba a cada miembro del equipo como su rol era imprescindible para conseguir los objetivos. Y, sobre todo durante las primeras semanas de la implantación del plan, Joan vio que la urgencia real la crisis que la división estaba viviendo justificó la asunción del estilo coercitivo cuando alguno del equipo incumplió sus responsabilidades. Dijo, "Tuve que ponerme dura en cuanto al seguimiento y asegurarme que lo que habíamos decidido realmente se llevaba a cabo. Requirió disciplina y concentración."

¿Y los resultados? Todas las variables de clima mejoraron. Las personas empezaron a innovar. Tenían la costumbre de comentar la visión de la división y su compromiso a los nuevos y claros objetivos. La prueba final de la fluidez de Joan en su uso de los estilos de liderazgo quedó patente en el balance: después de solo seis meses, su división superó en 5 millones su objetivos de beneficio para el año.

Como Ampliar tu Gama de Estilos:

Pocos líderes, como es natural, cuentan con los seis estilos en su repertorio, y menos aún saben cuándo y cómo han de utilizarlos. De hecho, a medida que hemos presentando nuestra investigación en distintas organizaciones, la respuesta más común ha sido. "Pero, solo tengo dos de los seis!" y, "No puedo utilizar todos estos estilos. No sería humano".

Esta sensación es comprensible y, en algunos casos, el antídoto es sencillo. El líder puede crear equipos cuyos miembros demuestran los estilos que a él le faltan. Vemos por ejemplo un Director de Producción. Tuvo éxito gestionando una red de fábricas ubicadas en todo el mundo utilizando principalmente el estilo afiliativo. Estaba constantemente viajando, reuniéndose con los directores de fábricas, ayudándoles con sus problemas y transmitiendo su confianza en ellos como personas. En cuanto a la concreción de la estrategia de la división - extremadamente eficaz, se la encargó a un colaborador cercano experto en tecnologías. Por otra parte delegó en otra colega, cuyo fuerte era el estilo orientativo, para la transmisión de los estándares de desempeño. También tenía en su equipo una persona imitativa que siempre le acompañaba a sus visitas a las fábricas.

Otro planteamiento, y el que yo recomiendo, es que los líderes amplíen la gama de estilos que utilizan. Por ello, los líderes han de entender primero las competencias de inteligencia emocional que forman la base de los estilos de liderazgo que les faltan. Pueden, entonces, hacer esfuerzos reales para incrementar el grado en que los utilizan.

Por ejemplo, un líder afiliativo puede identificar sus puntos fuertes en tres competencias de inteligencia emocional: empatía, desarrollo de relaciones y comunicación. La empatía - intuir como se sienten las personas en un momento dado - permite al líder afiliativo responder a sus empleados de una forma que encaja con las emociones de la persona y por ello fomenta una relación más rica. El líder afiliativo también demuestra un don natural para el desarrollo de nuevas relaciones, conociendo a otras personas y cultivando una amistad. Finalmente, un excelente líder afiliativo domina el arte de la comunicación interpersonal, en particular la capacidad de decir o hacer lo adecuado en el momento adecuado.

Así que, si eres un líder imitativo y te gustaría saber utilizar el estilo afiliativo más a menudo, tendrías que mejorar tu grado de empatía y, quizás, tu capacidad de desarrollar relaciones o comunicar efectivamente. Otro ejemplo, un líder orientativo que quiere desarrollar el estilo participativo puede tener que trabajar sus capacidades de colaboración y comunicación. Estos consejos para añadir capacidades parece simplista - "Adelante, cámbiate" - sin embargo el desarrollo de la inteligencia emocional es más que posible con la práctica. (Para más indicaciones sobre como mejorar la inteligencia emocional, ver "Hacer Crecer Tu Inteligencia Emocional".)

Más Ciencia, Menos Arte:

Como el ser padre, el liderazgo nunca va a ser una ciencia exacta. Sin embargo nunca debe verse como un misterio para las personas que lo ejercen. En los últimos años, la investigación ha servido a los padres para entender mejor los componentes genéticos, sociológicos y comportamentales que afectan a su "desempeño en el puesto". Nuestra nueva investigación nueva también puede aportar a los líderes una "foto" más clara sobre las características necesarias para liderar de forma efectiva. Y lo que puede ser más importante aún, puede indicarles cómo adquirirlas.

El entorno de los negocios es altamente cambiante, y un líder tiene que responder adecuadamente. Hora a hora, día a día, semana a semana, los directivos han de ajustar sus estilos de liderazgo como un autentico profesional - utilizando el estilo justo en el momento justo y en su justa medida. Su recompensa serán los resultados.

Haga click aquí para leer más artículos en GanarOpciones.com
Artículos Regionales
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Aguascalientes
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Baja California Norte
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Baja California Sur
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Campeche
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Chiapas
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Chihuahua
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Coahuila
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Colima
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Distrito Federal
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Durango
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Guanajuato
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Guerrero
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Hidalgo
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Jalisco
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Mexico
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Michoacan
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Morelos
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Nayarit
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Nuevo Leon
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Oaxaca
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Puebla
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Queretaro
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Quintana Roo
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? San Luis Potosi
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Sinaloa
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Sonora
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Tabasco
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Tamaulipas
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Tlaxcala
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Veracruz
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Yucatan
- ¿Cuántos Estilos Necesitan Los Líderes? Zacatecas
Artículos Similares
- Los Estilos De Dirección
¿Hasta qué punto influyen las características de personalidad de los directivos en la consecución de una dirección adecuada?.¿Pueden modificarse esas características con el aprendizaje de nuevas pautas de dirección? ¿Se pueden combinar los distintos estilos de dirección para lograr los mejores resultados de los empleados? Descúbralo leyendo el siguiente artículo...
- Las Características de un Líder
- ¿Qué es El Liderazgo Compartido?
- ¿Cómo ser un Buen Líder?
- Directores de Equipo Vs. Líderes
- El Estilo Imitativo de un Líder
- El Impacto de los Estilos de Liderazgo
- El Liderazgo da Resultados
- Un Buen Líder
- Estilos De Liderazgo