El Exámen BAER

El test BAER es un test para detectar los niveles de audición, tanto en perros como en humanos a través de la evaluación de la respuesta cerebral a impulsos eléctricos creando estímulos directamente en cada oido.

Encuentre más artículos sobre Mascotas para leer en Mordisquitos.org

Actualmente, es el único método completamente fiable que existe para determinar si un perro es sordo, además de poder evaluar el grado de sordera en cada oido, con una aproximación de la pérdida de audición. Las siglas BAER significan Brainstem Auditory Evoked Response y el test BAER consiste en un procedimiento de estimulación mediante sonidos donde se evalua la actividad cerebral en respuesta a dichos estímulos. Este mismo test se utiliza también para comprobar la capacidad auditiva en los humanos, concretamente en los niños para poder saber si tienen sordera, generalmente de nacimiento. Incluso personas de mediana edad también pueden realizarlo cuando tienen una pérdida progresiva de oido, por vejez o por otras circunstancias.

El perro posee unos pabellones auditivos muy grandes y una gran capacidad de orientación para buscar el origen del sonido. Gracias a esto obtienen una percepción muy elevada de los sonidos, siendo capaces de distinguir incluso sonidos muy leves y lejanos con facilidad. El oído del perro es más sensible a sonidos de alta frecuencia, pudiendo percibir sonidos de hasta 60.000 hercios frente a los 20.000 Hz que podemos nosotros, el umbral auditivo del perro es mayor que el humano, pero el test no se realiza a lo largo de todo el umbral auditivo canino, se hace con sonidos también detectables para humanos.

Además, los perros son capaces de discriminar con bastante exactitud la procedencia de dos sonidos, aún cuando son algo lejanos, con un mínimo de separación de 4-8º grados. El test no logra medir toda la extensión de la frecuencia del oido canino, lo hace dentro del rango humano, por tanto cabe la posibilidad de que algunos perros que hayan sido considerados sordos tras realizar el test BEAR, puedan oir sonidos de muy baja frecuencia que los humanos no podemos oir, pero aún así no tendrían una buena audición.

Proveído Por:

El test BAER no es doloroso y se puede realizar en perritos de seis semanas de vida ya que los canales auditivos del cachorro no se desarrollan completamente hasta las dos semanas de vida. Se colocan electrodos en el craneo y en las orejas, se transmiten estímulos auditivos a modo de clicks directamente en un oido. Normalmente no es necesario sedar a los perritos aunque a ningún cachorro le suele gustar tener cables colocados en su cabeza y estar retenido durante mucho tiempo por unas personas. Sin embargo, si es necesaria la sedación, esta no impide que el test BAER se pueda realizar en buenas condiciones. Un click suena a través de los auriculares colocados en los oidos del perrito y se registra la respuesta cerebral en cada instante. Cada oido es testeado individualmente y generalmente el test BEAR dura entre 10 y 15 minutos, suficiente para comprobar si hubo respuesta cerebral durante la prueba auditiva.

El test BAER está únicamente disponible para su realización en algunas instalaciones donde se utiliza el equipo necesario y puede resultar bastante caro para muchas personas, por estos motivos hay personas que conviviendo con su perro y sospechando que puede tener sordera, prefieren guiarse de sus propias experiencias, tests caseros y la opinión de su veterinario. Se puede encontrar una lista bastante completa de lugares donde se realiza el test BAER en el siguiente enlace: http://www.lsu.edu/deafness/baersite.htm.

También podemos consultar en nuestra clínica veterinaria o en un criador que haya tenido casos de perros sordos, en una raza de perros especialmente propensa a la sordera congénita.

Se puede tener al test BAER como un método para detectar la sordera de forma totalmente fiable porque un perro no tiene posibilidades de mostrar alguna reacción engañosa para los humanos, la respuesta cerebral muestra si responde o no al estímulo auditivo en un oido concreto y por tanto el perro no puede tomar reacciones diversas como cuando escucha un sonido lejano dentro de una casa, podría hacerlo con tener uno de sus oidos en perfecto estado o notando vibraciones en el aire y sin saber de donde procede realmente el sonido.

Pese a que algunos investigadores recomiendan sacrificar a los perros sordos, los perros han demostrado tener una adaptabilidad fuera de lo común, son intuitivos y capaces de aprender a trabajar con los humanos para desempeñar diferentes tipos de trabajo, algunos tan complicados como asistir a invidentes o efectuar labores de rescate.

Muchos perros que nacen con sordera congénita van aprendiendo a base de estímulos sensoriales con sus compañeros de juego, estímulos visuales, tacto, vibraciones, todo es necesario para compensar y adaptarse a la falta de oido. La gran diferencia entre un perro con pérdida gradual o accidental de oido y un perrito sordo de nacimiento es que el perro adulto que ha perdido el oido sabe que le ocurre algo que no puede comprender pero está acostumbrado a un tipo de vida y actividades con su amo, sin embargo el perrito sordo de nacimiento no es consciente de haber perdido ningún sentido y su entrenamiento empieza desde cero.

Haga click aquí para leer más artículos en Mordisquitos.org
Artículos Similares
- Distemper Canino
El distemper canino es una enfermedad que afecta el organismo de los cachorros y perros adultos, es conocido también como moquillo canino. Continúe leyendo para obtener mayor información...
- El Cáncer En Los Animales
- Análisis de Sangre en los Animales
- Parvovirus Canino
- Las Tos en las Mascotas
- Cáncer de Piel en Felinos
- Anemia en Nuestras Mascotas
- Lo Que Debes Saber Al Compra Un Caballo
- El Equipo de Salud Veterinaria
- Conjuntivitis en Nuestras Mascotas