Enfermedad Crónica Debilitante

La enfermedad crónica debilitante es una enfermedad neurológica infecciosa que afecta a los cérvidos. En el siguiente artículo veremos la causas, transmisión, diagnostico de esta enfermedad, continúe leyendo...

Proveído Por: click aquí para leer más artículos en la página oficial de la AVMA

¿Qué es la Enfermedad Crónica Debilitante (ECD)?

La enfermedad Crónica Debilitante (ECD) es una enfermedad neurológica infecciosa, que afecta a los cérvidos entre los que se incluyen el ciervo americano, ciervo canadiense, y el alce americano. La ECD es un miembro de la familia de enfermedades conocidas como Encefalopatías Espongiformes Transmisibles (EETs), que se ha diagnosticado tanto en los cérvidos salvajes como en los cérvidos que se mantienen en cautiverio. Otras EETs incluyen la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), (se conoce comúnmente como "la enfermedad de las vacas locas", scrapie en la oveja, y la enfermedad de Creutzfeldt-Jacob (ECJ) en el ser humano.

¿Qué causa la ECD?

Se cree que la Enfermedad Crónica Debilitante es causada por una forma anormal de una proteína normal conocida como proteína prion (partícula infecciosa proteica). Muy a menudo se ha encontrado en el sistema nervioso central, pero es capaz de propagarse al sistema nervioso periférico, así infectando la carne (músculo) de los cérvidos (ciervos americanos y canadienses). El prion anormal es resistente a los desinfectantes convencionales, altas temperaturas, y enzimas proteolíticas que destruyen a las proteínas normales. El prion anormal es una proteína que se replica por si misma (se duplica por si misma) y que tiene la capacidad de transmitir una enfermedad infecciosa. La infección por ECD no causa una respuesta inmune que se pueda detectar o reacciones inflamatorias típicas como las que son producidas por infecciones bacterianas, virales, o parasitarias.

¿Cómo se transmite la ECD?

El mecanismo exacto de transmisión todavía no es muy claro. Sin embargo, es bien sabido que la ECD es altamente contagiosa dentro de la población de ciervos y alces. Algunos investigadores sospechan que la ECD se transmite a través de contacto directo de animal a animal. Existe evidencia que la enfermedad puede ser transmitida de la madre a las crías pero este método de transmisión parece ser poco relevante. La transmisión en el medio ambiente a través del alimento, como pasto (hierba), y fuentes de agua es también posible como resultado de la contaminación con priones anormales. Los métodos de alimentación en los cuales se concentran los rebaños en cautiverio pueden aumentar el riesgo de transmisión directa de animal a animal.

¿Qué signos clínicos están asociados con la ECD?

La Enfermedad Crónica Debilitante causa una degeneración progresiva del sistema nervioso central y más a menudo afecta a los animales adultos. Los signos clínicos más obvios y consistentes son la pérdida progresiva de peso y la deshidratación. Otras señales incluyen cambios en el temperamento (pérdida de miedo hacia los humanos, nerviosismo, irritabilidad), cambios en el comportamiento (rechinido de dientes, deambular de forma repetitiva en los corrales), incoordinación, sed y orina excesiva, inclinación de la cabeza, orejas caídas y salivación excesiva. El período de incubación normalmente es 18 a 24 meses, pero se tiene evidencia de períodos de incubación mayores a cinco años. La salud de los animales afectados típicamente se va deteriorando en el transcurso de 12 meses o un poco más. No hay ningún tratamiento para la ECD y la infección lleva invariablemente a la muerte.

¿Cómo se diagnostica la ECD?

La Enfermedad Crónica Debilitante se diagnostica mediante un examen microscópico en la base del cerebro, ganglios linfáticos y amígdalas después de la muerte del animal. La presencia de la proteína anormal del prion en el tejido cerebral es un diagnóstico positivo de la infección; sin embargo, la proteína no es detectable hasta al menos 3 meses después de la infección, por esa razón, el resultado de las pruebas negativas no confirma la ausencia de la infección.

Recientes estudios indican que se ha desarrollado una prueba in-vivo que puede emplearse con éxito para descubrir la ECD en el ciervo, pero ha sido infructuosa en el alce.

¿Cómo se previene la ECD?

Como hasta la fecha los mecanismos de transmisión no han sido bien entendidos, es difícil recomendar estrategias específicas de prevención. Pruebas de laboratorio, vigilancia, y eliminación de animales son algunas prácticas que se llevan a cabo para tratar de identificar y contener la enfermedad. Desgraciadamente, ninguna vacuna o medicamento preventivo están disponibles, además de que no existe evidencia de que se pueda desarrollar inmunidad en contra de la ECD.

El Servicio de Inspección de Sanidad Agropecuaria (APHIS) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) proporciona asistencia a los inspectores de los estados para el diagnóstico de la ECD, monitoreo y control de movilización internacional o interestatal de animales con la finalidad de ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad. En un esfuerzo para el control y en el futuro la erradicación de la ECD, las agencias estatales y federales están regulando y/o prohibiendo el movimiento interestatal de cérvidos criados en cautiverio, haciendo cumplir estrictas políticas de cacería, formando equipos o grupos de trabajo, y desarrollando las normas específicas para cada estado. La agencia USDA también brinda apoyo de vigilancia, diagnóstico, e investigación de la enfermedad, enfocado tanto a los ciervos como a los alces salvajes que viven libres en el campo, asegurando un esfuerzo coordinado de equipo para controlar la propagación de la enfermedad.

¿Cómo afecta la ECD a granjeros y cazadores?

El público en general, cazadores, y dueños de los rebaños de cérvidos en cautiverio deben tomar todas las precauciones necesarias para reducir la transmisión de la enfermedad. La presencia de animales salvajes que parezcan enfermos debe ser notificada a los inspectores de sanidad animal encargados del cuidado de la fauna silvestre. Debe evitarse alimentar o suministrar comida a los cérvidos salvajes, porque esta práctica atrae a los cérvidos y tendrán contacto próximo entre ellos. Para proteger a los rebaños en cautiverio es muy recomendable construir cercas dobles para reducir el contacto con animales salvajes, junto con una vigilancia estricta y pruebas de laboratorio para todo el rebaño.

Los cazadores deben:

• evitar la cacería de ciervos o alces que parezcan enfermos
• en el campo usar guantes de hule cuando corten y preparen los trozos de carne del animal que han cazado y al terminar deben lavarse perfectamente las manos
• remover todos los huesos y tejido graso de los trozos de carne del animal
• no cortar a través del cerebro o la médula espinal
• reducir al mínimo el manejo del cerebro, médula espinal, bazo, amígdalas, ganglios linfáticos y ojos
• no consumir la carne un animal que resulto positivo a la prueba para detectar la ECD
• en zonas dónde se sabe que hay ECD no se deberá remover otras partes del cuerpo sino exclusivamente la carne (músculo).

¿Puede ser transmitida la ECD a otras especies animales?

En la actualidad no existe ninguna evidencia de que la ECD puede ser transmitida a otros rumiantes como ovejas, ganado, o cabras bajo condiciones naturales. El ganado que se aloja junto con cérvidos infectados, y aquéllos que han consumido tejido cerebral de animales infectados con la ECD no han desarrollado la enfermedad.

¿Pueden los seres humanos contraer la ECD?

No existe ninguna evidencia de que la ECD sea transmitida naturalmente a los seres humanos, a través del contacto directo o al comer la carne de animales infectados. Sin embargo, para prevenir la transmisión de otras enfermedades se deben tomar las precauciones de rutina cuando se manipulan los cadáveres (canales). Los empleados de salud pública continúan evaluando cualquier riesgo potencial asociado con la ECD.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, "en general es prudente evitar el consumo de alimento proveniente de algún animal con evidencia de una de las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles (EETs). En la actualidad, no existe evidencia de que bajo condiciones naturales la ECD haya sido transmitida o pueda ser transmitida a los seres humanos. Por el contrario, todavía no hay ninguna evidencia sólida que indique que ese tipo de transmisiones no puedan ocurrir."

click aquí para leer más artículos en la página oficial de la AVMA
Artículos Similares
- Las Tos en las Mascotas
El toser en animales domésticos no es algo que ocurre con frecuencia. Sin embargo, cuando ocurre a menudo, esto debe ser una razón de preocupación. Es por eso que en el siguiente artículo les hablaremos de la tos en las mascotas...
- Panleucopenia Felina
- Remedios Naturales Para Mascotas
- Toxoplasmosis
- Alimentación del Perro
- Colicos en Mascotas
- Enfermedades Urinarias De Los Gatos
- Anemia en Nuestras Mascotas
- La Vacunación De Las Mascotas
- El Parásito Del Corazón En Los Animales