Gerencia: Autodominio y Serenidad

En el contexto de las relaciones personales, el autodominio nos impulsa a ser discretos y maduros para evitar la murmuración, la crítica y la difamación. Norberto Baygorria nos aporta información sobre este tema que nos permite aclarar su alcance, repercusiones, beneficios y desventajas, al respecto nos recuerda, que el autodominio debe comprenderse como una actitud que nos impulsa a cambiar positivamente nuestra personalidad...

Artículos Proveído Por:

Manejar adecuadamente nuestras energías nos garantizan equilibrio, autodominio y por ende buenos resultados.

Muchos conflictos organizacionales se derivan por la ausencia de la gerencia de saberse controlar, manejar adecuadamente su autodominio, conservar la serenidad en las situaciones difíciles que se presentan en la empresa. ¿Por qué de todo ello? ¿Qué impide al gerente manejar adecuadamente la situación? ¿Por qué no saberse controlar? ¿Cuál es la razón de no saber manejar adecuadamente su inteligencia emocional? ¿Qué se esta haciendo al respecto? , son algunas preguntas que se derivan del análisis del autodominio y saber conservar la serenidad.
La gerencia debe tener un buen control de sus emociones, saber gerenciar sus cargas energéticas, especialmente, aquellas que se activan por estímulos externos que dan paso a situaciones muchas veces críticas en donde se requiere de serenidad, control a fin de dar paso a la solución asertiva que se necesita para evitar conflictos.

Cuando no existe esa fuerza interior, se realizan acciones poco adecuadas, generalmente como resultado de un estado de ánimo; la armonía que debe existir en toda convivencia se rompe; quedamos expuestos a caer en excesos de toda índole y entramos en un estado de comodidad que nos impide concretar propósitos. Cada día que buscamos ejercer ese señorío sobre nosotros mismos, automáticamente nuestro carácter comienza a madurar por la serenidad y paciencia que imprime este valor, la voluntad nos libera del desánimo, controlamos nuestros gustos y vivimos mejor la sobriedad, en pocas palabras, entramos en un proceso de superación constante. Algunas personas han opinado que la fuente para lograr el autodominio proviene de la aplicación de algunas técnicas para relajarse, y aunque efectivamente pueden ayudar, no debemos perder de vista que los valores se forman a través del ejercicio diario, con el esfuerzo por descubrir en nuestra personalidad aquellos rasgos poco favorables.

Considérese cita Baygorria, que el autodominio ayuda formar un carácter capaz de dominar la comodidad y los impulsos propios de su forma de ser para hacer la vida más amable a los demás.

Es el valor que nos ayuda a controlar los impulsos de nuestro carácter y la tendencia a la comodidad mediante la voluntad. Nos estimula a afrontar con serenidad los contratiempos y a tener paciencia y comprensión en las relaciones personales.

Se nos recuerda, que el autodominio nos ayuda a reconocer los distintos aspectos de nuestra personalidad y nuestra forma de reaccionar ante determinadas circunstancias. Debemos cambiar nuestras disposiciones en sentido positivo: "en lugar de molestarme por la lentitud de "x" empleado -cuyo ritmo de trabajo es así-, ahora no sólo evitaré el disgusto y llamada de atención, procuraré darle un buen consejo que le ayude a mejorar". Lo mismo aplica para los hijos, el cónyuge y hasta con algunos amigos. Este cambio no es sencillo, requiere atención y esfuerzo para anticipar nuestras reacciones, lo cual significa remar contracorriente para corregir este mal hábito.

También se nos dice, que el autodominio también ayuda a ser más sencillos, hombres y mujeres de acción y no de palabras inútiles. En familia este valor es indispensable para la sana convivencia, pues implica aprender a tolerar y pasar por alto las pequeñas fricciones cotidianas, no se trata de desentenderse, sino de dar ejemplo de serenidad, comprensión y cariño, principalmente cuando se tiene la responsabilidad de educar a los hijos.

También nos ayuda a estar pendientes de las necesidades de los demás y prestarles servicios, pues la comodidad nos hace esperar ser atendidos, mientras que el autodominio nos impulsa a ser más participativos en los quehaceres cotidianos. En la medida que vamos identificándonos, manejando el autodominio, controlando nuestros impulsos, emociones, vamos dándole paso a que se manifieste la serenidad, quien se torna en un gran aval en lo concerniente al manejo de los conflictos.

Debemos siempre manifestar una actitud positiva ante las situaciones conflictivas, dejar que nuestra serenidad impregne la situación y permita que afloren las soluciones asertivas que nos ayuden a lograr de nuevo el equilibrio ¿Cómo autodominarme? ¿Qué se debe tomar en cuenta? ¿A qué se le debe dar paso para lograr ese estado?

Norberto Baygorria nos sugiere tomar en cuenta:

• Aprender a escuchar. De lo contrario, se convierte en la muestra más clara de la falta de autodominio.
• Procurar no distinguirse por comer abundantemente, decir disparates, vestir de forma estrafalaria, mostrar poca educación o malos modales.
• Evitar el deseo de enterarnos de lo que no nos incumbe, hacer comentarios imprudentes y dar consejos no solicitados, dado a que eso es ser entrometido.
• Cuidar especialmente las relaciones personales, evitar suponer las palabras y actitudes que los demás tienen y que "motivan" nuestro enojo. Lo más importante es que cambiemos de actitud, que hasta ahora también es predecible.
• Dedica unos minutos cada día para reflexionar y elaborar una pequeña lista sobre las situaciones cotidianas que normalmente nos disgustan, provocan pereza, caer en excesos y aquellas en las que evadimos nuestras responsabilidades.
• No preocuparnos si en un principio son pocas, más adelante se seguirá descubriendo otras no menos importantes.
• reflexionar sobre la actitud correcta que debemos adoptar y llevarlas a la práctica por un corto tiempo , después de ese período elige otras y así sucesivamente

A ellas podemos agregar:

• Estar atento en las reacciones de nuestro comportamiento, a como estamos manejando nuestras emociones
• Determinar en donde se manifiestan nuestras debilidades y qué estamos haciendo al respecto
• Cómo manejamos nuestra asertividad, impulsos.

Debemos una vez logrado el autodominio de nuestras emociones a que siempre se manifieste en nuestras interrelaciones la serenidad que nos ayudara a enfrentar las situaciones con control, además de considerare, que una persona serena es apacible, dulce en el trato, sosegada.
Nos recuerda, proyectopv.org, que la serenidad es una sensación de bienestar que nos permite focalizar las cosas que suceden a nuestro alrededor desde un costado más activo. Las personas serenas logran pensar antes de decidir y no se sienten demasiado asustadas, preocupadas o ansiosas por el porvenir. Tampoco se recuestan en la infelicidad del pasado, ni fantasean posibles catástrofes futuras. En realidad, quienes son más serenos pueden disfrutar de la vida y pensar que podrán, en algún momento, superar los problemas. Esto no significa esperar que las cosas pasen o mejoren solas. Por el contrario, se trata de actuar de acuerdo a lo que cada uno crea mejor para sí mismo y para lo que debe afrontar.

Tener serenidad puede requerir un arduo trabajo personal, pero resulta fundamental para enfrentar las pérdidas y la adversidad. Y aunque no existe una fórmula para aprender aquellas respuestas serenas que le sirvan, es preciso tener en cuenta la importancia de vivir aquí, ahora y con lo que existe... y cambiar, si uno lo dispone.

En conclusión, considérese, que la práctica del autodominio nos induce a perfeccionar nuestros hábitos de trabajo, aprovechar más el tiempo, tener más cuidado en lo que hacemos, "dar el extra" cuando se necesite. En el campo escolar y profesional siempre es necesario el perfeccionamiento, que sólo se alcanza con esfuerzo, alejando la pereza y la mentalidad conformista.

Trate de cultivar cada día la serenidad y poner en práctica su autodominio, estar atento a las pruebas de la vida y enfrentar la situación con positivismo, sin alterarse ni dejarse manipulara por las emociones.
#Fuente: Artículos Gratuitos Online de Articuloz.com

Artículos Regionales
Artículos Similares
- Saber Competir
Las empresas deben de estar preparadas para todos los cambios que económicos, tecnológicos y sociales que están ocurriendo en la actualidad, porque su competencia de seguro lo estará. Aun con todos los problemas que están ocurriendo a nivel global las empresas deben de tratar de mantener su competitividad, para poder sobrevivir en el mercado. A continuación le hablaremos de cómo las empresas deben de saber competir...
- El CRM en la Gerencia de Mercados
- Escuchar a la Gerencia
- El Lado Humano de la Gerencia
- La Nueva Gerencia
- Gestion a Favor de la Empresa Moderna
- La Gerencia Ante la Globalización
- Directores de Equipo Vs. Líderes
- Gerente o Líder
- Gerencia y Control de Gestión