Gerencia y Empatía

Un elemento importantísimo en la potenciación de las habilidades intrapersonales de la inteligencia emocional. Tómese muy en cuenta que un individuo empático puede ser descrito. Este artículo te muestra como formar una gerencia...

Artículos Proveído Por:

Cuantos gerentes quisieran ser empático, cuántos a pesar de estar avalados de los conocimientos modernos que abarcan tópicos gerenciales, no alcanzan lo que se proponen por no ser empático. ¿A qué se debe ello? ¿Qué encierra la empatía? ¿Qué repercusiones, alcance, tiene? ¿Cómo ello genera un clima armónico en las relaciones humanas? ¿Por qué su importancia?

No hay que olvidar, que uno de los elementos clave que forma parte la inteligencia emocional, es la empatía, la cual pertenece al dominio interpersonal. La empatía es el rasgo característico de las relaciones interpersonales exitosas nos indica al respecto, que, el ser empático es el ser capaces de "leer" emocionalmente a las personas.

La empatía se enlaza con otras habilidades o capacidades de comportamiento importantes dentro de las cuales se incluye: calidad de interrelación, desarrollo moral, agresividad y altruismo.

También incluye una respuesta emocional orientada hacia otra persona de acuerdo con la percepción y valoración del bienestar de ésta y una gama de sentimientos empáticos como simpatía compasión y ternura.

Los estudiosos de la materia han establecido que puede existir una empatía que abarque respuestas con pautas afectivas y cognitivas. Trayendo esto como consecuencia dos distinciones: "empatía cognitiva", constituye una comprensión del estado interno de otra persona, y "empatía emocional" (o afectiva), que involucra una reacción emocional por parte del individuo que observa las experiencias de otros y se coloca en el lugar del mismo.

A los efectos de una mejor comprensión del concepto dado anteriormente es necesario distinguir entre capacidad y tendencia empática.

Hay algunos que la definen como la habilidad cognitiva, que es inherente a un individuo, de tomar la perspectiva del otro o de entender algunas de sus estructuras de mundo, sin adoptar necesariamente esta misma perspectiva, es como colocarse en los zapatos del otro y aunque no pienses igual que ellos conocer o entender lo que ellos sienten a sabiendas de que cada individuo posee un guión propio.

Para otros, la empatía es empírica, ya que es como una experiencia adquirida a partir de las emociones de los demás a través de las perspectivas tomadas de éstos y de la simpatía, definida como un componente emocional de la empatía.

La empatía es la capacidad cognitiva de sentir en un contexto común lo que un individuo diferente puede percibir.

Describe la capacidad intelectiva de una persona de vivenciar la manera en que siente otra persona y de compartir sus sentimientos, lo cual puede llevar a una mejor comprensión de su comportamiento o de su forma de tomar decisiones. Es la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar, y responder correctamente a sus reacciones emocionales.

Como tal es un sentimiento cuyo desarrollo requiere una cierta clase de inteligencia; quienes padecen autismo, síndrome de Asperger o determinadas psicopatías ven muy mermada esta capacidad cognitiva; por el contrario, quienes ejercen un liderazgo de carácter altruista suelen estar caracterizados por el amplio desarrollo de esta capacidad. Las personas empáticas son aquellas capaces de escuchar a los demás y entender sus problemas y motivaciones, que normalmente tienen mucha popularidad y reconocimiento social, que se anticipan a las necesidades de los demás y que aprovechan las oportunidades que les ofrecen otras personas. Algunos animales poseen también esta capacidad, como el delfín.
Nuevos estudios permiten suponer que existe una relación entre la imitación o simulación del comportamiento, por ejemplo el hecho de bostezar, y la capacidad a empatizar; incluso en el mundo animal se investiga la capacidad a empatizar como una ventaja de la evolución.

Definitivamente la empatía es ponerse en el lugar del otro. Entender lo que siente y por qué lo siente el otro. Escuchar y Responder a los sentimientos del otro. Es la capacidad de ver cada vez más aspectos positivos del otro, tener más aspectos en común. Es la capacidad de escuchar al otro, sin emitir juicios ni consejos, tal vez baste un abrazo, un apretón de manos, porque generalmente ese otro solo necesite en ese momento una oreja que comparta ese momento y lo apoye.

Cuando un gerente se ha identificado plenamente con lo que representa la empatía, tendrá un gran porcentaje de éxito en sus interrelaciones humanas, hará que los miembros de la empresa, los grupos de trabajo actúen cohesivamente dando paso a un clima organizacional que garantice un comportamiento organizacional productivo, armónico. Tendrá la habilidad para estar consciente de, reconocer, comprender y apreciar los sentimientos de los demás.

Alcanzará una habilidad que, empleada con acierto, facilita el desenvolvimiento y progreso de todo tipo de relación entre dos o más personas. Así como la autoconciencia emocional es un elemento importantísimo en la potenciación de las habilidades intrapersonales de la inteligencia emocional, la empatía viene a ser algo así como nuestra conciencia social, pues a través de ella se pueden apreciar los sentimientos y necesidades de los demás, dando pie a la calidez emocional, el compromiso, el afecto y la sensibilidad.

Tómese muy en cuenta que un individuo empático puede ser descrito como una persona habilidosa en leer las situaciones mientras tienen lugar, ajustándose a las mismas conforme éstas lo requieran; al saber que una situación no es estática, sacan provecho de la retroalimentación, toda vez que saben que el ignorar las distintas señales que reciben puede ser perjudicial en su relación. Es también alguien que cuenta con una buena capacidad de escucha, diestra en leer "pistas" no verbales; sabe cuando hablar y cuando no, todo lo cual le facilita el camino para influenciar y regular de manera constructiva las emociones de los demás, beneficiando así sus relaciones interpersonales. Pueden ser buenos negociadores, orientados hacia un escenario donde todas las partes salgan ganando.

Fuente: Artículos Gratuitos Online de Articuloz.com

Artículos Similares
- Gerencia y Control de Gestión
Una buena gerencia debe garantizar que sus funciones, objetivos establecidos, planes definidos, estén bajo la supervisión de controles de gestión bien establecidos. Por tanto, que un sistema de control centra su atención en verificar si lo que se planteó se está o no cumpliendo en el tiempo señalado, con la calidad deseada y al costo programado...
- Directores de Equipo Vs. Líderes
- Gestion a Favor de la Empresa Moderna
- El Lado Humano de la Gerencia
- Gerente o Líder
- Escuchar a la Gerencia
- El CRM en la Gerencia de Mercados
- Desarrollo de Productos
- La Nueva Gerencia
- Generacion de Riquezas para Empresas