La Calabaza

La calabaza se cultiva en todo el mundo en la época de clima caliente, la calabaza contiene 90% de agua, poquísimas calorías, poco hidratos de carbono, y mucha fibra. Es ideal para los que quieran seguir unas dietas de adelgazamiento...

Proveído Por:
Haga click aquí para leer más artículos en Publiboda

La calabaza es el fruto en baya de la calabacera y pertenece a la familia de las Cucurbitáceas.

Existen muchas variedades de calabazas en el mercado. En su mayor parte, pueden englobarse en dos grupos, aquellas que son propias del verano y las que son más propias del invierno. Estas últimas suelen ser más secas, fibrosas y dulces que las de verano.

A la hora de adquirir una calabaza hay que tener en cuenta si se trata de una variedad de invierno o de verano. Si se quiere comprar una calabaza de verano es preferible elegir aquella que presente un tamaño mediano, ya que las más grandes tienen la carne más amarga. La calabaza ha de estar tierna pero firme y bien desarrollada. Las más tiernas son aquellas que tienen la piel brillante, muy suave y no excesivamente dura. Sin embargo, si la calabaza es muy pesada, sin brillo y de piel dura o áspera, conviene rechazarla. Este es un signo de que su carne está seca.

Si se va a adquirir una calabaza de invierno, los criterios de calidad a seguir son distintos. Se aconseja elegir los ejemplares bien maduros y de corteza gruesa. Además es preferible adquirir aquellas calabazas que sean pesadas en relación con su tamaño. De la misma forma, se rechazarán los ejemplares que tengan la piel suave, indicador de que la hortaliza no está lo suficientemente madura.

Por lo general, tanto si la calabaza es de invierno como de verano, se aconseja adquirir ejemplares firmes y con la piel intacta. Además, es preferible que conserven su rabo o pedúnculo. Esto evita que la calabaza pierda humedad.

Las calabazas de verano pueden comerse crudas. No hace falta pelarlas ni quitarles las pepitas, puesto que son tan tiernas que también se pueden comer. Dentro de las calabazas de verano se encuentra la calabaza común, que, a diferencia del resto de calabazas de verano, tiene una piel muy dura y debe quitarse junto con las semillas para poderse comer.

Las calabazas de invierno poseen una piel muy dura. Estas se cuecen con la piel, pero esta no se come. Luego de cocerse se quita la pulpa que es la que resulta comestible.

La calabaza de invierno ha de ser pelada antes o después de su cocinado.

Debemos eliminar también las semillas y la parte central, para utilizar únicamente la carne.

En crudo pueden ser ingredientes de ensaladas, bocadillos, entremeses y otras preparaciones.

Cocinada, se puede consumir cocida, frita, gratinada, acompañada de diferentes salsas o como guarnición de platos. Se la suele utilizar también como ingrediente en sopas, tortillas y guisados.

Estas variedades de invierno son muy empleadas en la repostería para la elaboración de diversos postres como galletas, flanes, pudines y pasteles.

Haga click aquí para leer más artículos en Cocina PB
Artículos Similares
- Alimentos Contra La Constipación
La constipación es un problema que afecta a todas las personas, en su mayoría a las mujeres, consiste en la eliminación de heces mediante deposiciones escasas, difíciles de expulsar o demasiado infrecuentes...
- Supremas a la Mendocina
- Sopas y Purés II
- El Mate
- Ensaladas y Entrantes VII
- El Melón