Lo Gratis es Historia...

La soñada ilusión de un maravilloso país digital, donde todo es gratis, se está volviendo cada día menos probable.

Las empresas y Sitios Web están comenzando a cobrar por el contenido y los servicios que dan, para poder sobrevivir en la crisis económica que se hiciera evidente en el 2001. La noción misma de un indefinido Web totalmente gratis fue, de por sí, tremendamente ingenua. Fue Wall Street quien ayudó a crearla, inventado que las empresas punto-com, con solo instalarse en la Web se harían ricas y famosas.

Cuando la falacia se vio expuesta, muchos imperios creados en precios súper inflados de acciones, cayeron como torres de naipes. Las consecuencias de esta debacle no son solo financieras. El gran temor existente desde siempre, que las nuevas tecnologías incrementen la brecha entre ricos y pobres, se hace ahora más notorio.

En este caso concreto, la sociedad se puede llegar a dividir en múltiples clases, dependiendo de su capacidad de pago para alcanzar las diferentes fuentes de información, como la conocemos ahora. La Web es un increíble fenómeno que ha cambiado la forma que pensamos sobre la información, publicaciones, comercio e informática.

Por sobre todo, la Web ha tenido un impresionante efecto en la capacidad, de cada persona, para distribuir información al mundo entero. Antes de la Web no había forma alguna para que la persona individual, como yo o usted, pudiéramos alcanzar una audiencia en 20 países o más. Distribuir información o ideas es, gracias a la Web, simple e instantáneo en este momento. Cualquiera con una computadora y una conexión a Internet, puede publicar lo que le de la real gana. Un mundo entero puede verlo, segundos después.

Las posibilidades de ofrecer sitios de contenidos y servicios por medio de la Web parecen interminables. Mientras que es extremadamente fácil, tanto para personas individuales y empresas, publicar valioso material en la Web, existe un pequeño detalle, que se nos ha olvidado: “es casi imposible hacer dinero de los Sitios Web”.

Durante el 2001 y el 2002 este “detalle” causó la desaparición de cientos de empresas que se instalaron en la Web. Las renovaciones de Nombres de Dominios sufrieron una fuerte baja a fines del 2001. La Web comienza a despoblarse y puede llegar a ser un desierto. Hay algunos sobrevivientes - Yahoo, Amazon y otros - pero, no existe nacimientos de nuevas empresas grandes, últimamente.

Lo menos alentador, para los usuarios, es que muchos Sitios Web sobrevivientes están adoptando el modelo de servicio mediante “suscripción pagada”. La proliferación de cargos por suscripción está causando mucha preocupación. Se puede dar en la futura Web, piensan algunos, lo que sucede con la televisión por cable: “puedes ver algo mejor, en la medida que pagues más”. De lo contrario te tienes que conformar con la basura que te da la televisora local, tragándote interminables series de horripilantes anuncios.

En un principio se pensó que la publicidad podría financiar los sitios Web, como lo hacen las televisoras y estaciones de radio. De esta forma casi todos los sitios Web adoptaron el modelo “contenido libre, con publicidad pagada”. Desgraciadamente, este modelo terminó siendo completamente erróneo para los Sitios Web que lo adoptaron, muchos de los cuales han tenido que ir cerrando, poco a poco.

La razón por la cual la publicidad parece que no funciona del todo en la Web es porque es muy diferente a la TV o la radio. Estos medios tradicionales son lineales, y con un medio lineal puede forzarse a la audiencia a prestar atención, a un anuncio que interrumpe el programa. La Web es diferente, se parece más a un libro o una revista. La gente llega a la Web principalmente a leer, ver gráficos, o escuchar música, pudiendo dar vuelta la página o pasarse a otro sitio cuando se les antoje.

Los anuncios que aparecen, se eliminan sin verlos, con apretar el botón del mouse. Para los sitios Web pequeños - con menos de 100 mil visitantes únicos mensuales - los anuncios no funcionan. Para mantenerlos es necesario tener toda una organización, incluyendo personal de ventas que ofrezcan la publicidad.

Por su parte los avisadores no están muy interesados en sitios pequeños, especialmente cuando sus ventas son locales. El ofrecer cobertura internacional a empresas locales, no es una ventaja. Definitivamente, para sitios pequeños la publicidad no es una opción válida. Cuando usted va a una librería, nunca encuentra libros o revistas gratuitas.

Es difícil encontrar libros financiados con anuncios; a excepción de los directorios telefónicos. Por el contrario, la gente paga gustosa por la información que contiene un libro, porque la considera valiosa. El dilema que enfrentamos todos los Sitios Web hoy, es de seguir o no seguir usando el modelo de negocios equivocado.

Los Sitios Web necesitan adoptar un nuevo modelo de negocios, para conseguir tener ingresos que les permita alcanzar su máximo potencial. El único modelo para conseguir ingresos de los Sitios Web, es que estos sean pagados; igual al modelo usado por las editoriales que producen libros, acomodándose a la naturaleza fluida y amplia de la Web.

Autor Jorge Pereira de www.mercadeo.com haga click aqui para ver mas articulos del autor.