Mazda Miata

El siguiente artículos nos muestra el modelo de automóvil Mazda Miata un convertible biplaza diseñado para las aventuras y los amantes del aire libre y las carreteras...


Por: Rubén Hoyo
Los origenes de este pequeño gran auto se remontan a 1979, cuando un reconocido periodista norteamericano fue cuestionado por un ejecutivo de Mazda, acerca de qué tipo de autos debería construir la firma nipona y el abiertamente respondió, "un pequeño convertible biplaza". El periodista en cuestión, de nombre Bob Hall se unió al equipo de Mazda dos años más tarde para formar parte del equipo de desarrollo el producto en cuestión, un detalle curioso es que aunque el diseño básico del Miata se gestó en el centro de diseño de Mazda en California, la ingeniería y producción siempre se han realizado en Japón.
Bob Hall como planeador de producto tiene mucho mérito, pero la verdad es que un auto es responsabilidad de muchas personas dentro de una organización y el Miata tiene suficiente nombre como para compartir una pequeña parte de su gloria con cada ingeniero y diseñador que participó en su desarrollo.
Aunque el Miata fue un desarrollo entre Norteamérica y Japón, se ha convertido en un fenómeno global, es responsable de haber revivido la fiebre por los roadsters, su excepcional balance, precio accesible y poco pretenciosa filosofía lo han llevado a convertirse en un estandarte de prácticamente toda la industria, dicho de otra manera el Miata le demostró al mundo que los autos de capricho accesibles eran un negocio viable, ya que antes de eso el consumidor tenía que recurrir a nombres como Ferrari o Porsche para cumplir sus caprichitos. De alguna manera de no haber llegado este pequeño biplaza, tal vez no hubieran existido modelos como el VW Beetle o el Chrysler PT Cruiser.


La primera generación
Desempacado en 1989 como un 1990 adelantado, la primera entrega del Miata lucía parecido a un Lotus Elan de los sesentas, su precio en ese tiempo era de apenas $13,800 USD. Sus pequeñas proporciones lo convirtieron en una sensación al instante, de forma opcional se podía escoger la dirección hidráulica, un diferencial antideslizamiento y el aire acondicionado, después de todo incluir demasiado lujo en el pequeño auto hubiera impactado de manera directa en su desempeño. La transmisión manual de cinco relaciones acoplada a un modesto 1.6 litros de 16 válvulas y 116 hp, además de la suspensión de doble horquilla adelante y atrás lo capacitaban para brindar sensaciones verdaderamente intensas, pese a no ser demasiado rápido.
En su debut, el Miata logró desplazar 35,944 unidades, probablemente ni tantito cerca de un best seller como el Corolla, pero si Mazda hubiera podido fabricar el triple, los hubiera vendido sin problemas aún si el precio hubiera sido mayor.
Para el siguiente año modelo, es decir 1991, la firma nipona hizo bien las cosas el Miata salió casi sin cambios y se agregó a la oferta los ABS y una transmisión automática de cuatro cambios, ese año también Mazda liberó la primera de las Ediciones especiales, con verde racing (como los autos británicos de antaño), asientos forrados en cuero y CD player.

El primer año donde Mazda implementó algunos cambios serios fue en 1994, donde se incorporó una mecánica de 1.8 litros y 128 hp, el tanque de gasolina también creció al igual que los discos de freno. Ese mismo año también hicieron su debut la Edición M (3,000 unidades) y la R, la primera con insertos de madera en el pomo de la palanca y el freno de mano, mientras que para la segunda se incorporó un hardware más serio, amortiguadores Bilstein, diferencial Torsen de antideslizamiento, suspensión recalibrada y franjas para el cofre opcionales.
Para 1996 las regulaciones para emisiones contaminantes obligaron a Mazda a diseñar un nuevo sistema de control para la computadora y aún así logró exprimir 5 caballos más para llegar a 133.
Técnicamente no existieron Miatas de 1998 y para la siguiente versión, el ya afamado roadster abandonó los faros desplegables y optó por un estilo más parecido al Austin-Healey Sprite.


El segundo capítulo
Aunque existieron cambios estéticos como el ya citado y controvertido cambio de faros, la nueva generación era inconfundiblemente un Miata. La plataforma no cambió por lo que sus medidas básicas tampoco lo hicieron, lo único es que la cajuela si creció lo suficiente como para llevar equipaje para dos en un fin de semana. Adicionalmente el toldo suave incorporaba medallón de cristal y la mecánica de 1.8 litros gracias a la admisión variable y compresión más elevada brincó a los 140 hp.
La edición del décimo aniversario fue la más equipada y elaborada hasta ese momento y pese a llevar el elevado precio de $27,000 USD sus 3,150 propietarios obtuvieron por primera vez una transmisión manual de seis cambios y un excelente sistema de audio Bose.
En el 2000, se incorporó la versión LS que ya ofrecía rines de aluminio y el estéreo Bose. Para el año siguiente Mazda realizó varios cambios estéticos en las tomas de aire, fascias y calaveras, asimismo el motor recibió un sistema variable más sofisticado que según el fabricante elevaría la potencia hasta los 155 hp, pero debido a las restricciones en cuanto a las emisiones la potencia se quedó en los 142 hp.
En el 2002 se incluyeron dos colores nuevos pero solamente para aquellas unidades ordenadas a través del sitio web de la marca.



Haga click aquí para leer mas artículos de Autocosmos

Artículos Similares
- Mazda Taiki
Si le gustan los autos de la marca Mazda continue leyendo para conocer las características de su modelo concepto Taiki...
- Mazda CX-7
- Mazda Desarrolla Bioplásticos
- Mazda CX-9
- Mazda CX-9
- Mazda CX-7
- Mazda CX-9 2010
- Modelo Mazda 6 - 2009
- Mazda Tribute 2008
- El Concepto Mazda Kabura