Modelo Honda Ridgeline

Te gusta la Marca de autos Honda, el siguiente artículo nos muestra el modelo Ridgeline una Pick Up hecha para el trabajo con su motor V6 es capaz de alcanzar los 255 hp...


La pick up de Honda es en muchos aspectos un vehículo que se contrapone a lo establecido en uno de los segmentos de mercado más tradicionales que existen en la unión americana. El mercado de las pick ups ha sido tradicionalmente dominado por exponentes de Ford, General Motors y Chrysler, siendo vehículos como la F-150 o la Silverado vehículos que se han convertido en referencia del segmento.
Honda, haciendo las cosas a su manera, diseñó la Ridgeline partiendo de la base que la única similitud con uno de los exponentes norteamericanos antes nombrados sería que ambos vehículos tendrían batean de carga. Es decir, la Ridgeline no es para nada una pick up en la manera como lo entienden los tres grandes de Detroit.


Un concepto diferente
Basada en la plataforma de la Pilot o la MDX, la Ridgeline a diferencia de cualquier otra pick up del mercado está construida en una sola pieza, es decir, el chasis y la carrocería forman un solo conjunto, que se extiende desde el cofre hasta la tapa de la batea. Asimismo, la mencionada área de carga tiene una posición más elevada, con lo que se consigue eliminar las protuberancias causadas por el espacio de la cavidad de las ruedas, obteniendo así una cama plana. Por si fuera poco, esta Ridgeline incorpora una cajuela en la batea de carga. Si, por extraño que parezca lo anterior, existe un espacio de carga cerrado, completamente impermeable y con cerradura para poder cargar con todo aquello que no queremos que ande rodando por todos lados, pero que tampoco queremos traer en la cabina.
Al principio cuesta trabajo acostumbrarse a las formas de la Ridgeline, con un estilo muy cuadrado, que también se refleja en el exterior, su capacidad de carga la ubican por encima de una pickup mediana como la Tacoma o la Sportrac, pero por debajo de la Avalanche o la F-150.

V6 y solo V6
Uno de sus mejores argumentos se encuentra en su excelente manejo (parecido al de un sedán mediano), al emplear una configuración fuera de lo común para las pick ups, suspensión completamente independiente para cada rueda, con esquema McPherson adelante y Multilink atrás, la Ridgeline se maneja mejor de lo que parece, la ausencia de brincos y dureza típica de estos vehículos sorprende. Emplea un V6 SOHC de 3.5 litros que eroga 255 hp a 5,750 rpm y un torque de 252 libras/pie a 4,500, quizá demasiado arriba en el tacómetro para un vehículo de este tipo.
Por su parte, la encargada de pasar el poder a las ruedas, es una transmisión automática de cinco relaciones, que aunque también es heredada de la MDX, pero con cambios que la hacen más resistente para el uso de una pick up, como el sistema de enfriamiento de mayores dimensiones. Dicha unidad se acopla al sistema de tracción integral VTM-4, que funciona como un tracción delantera en condiciones normales y transfiere el torque a las ruedas traseras cuando detecta la pérdida de tracción. Un detalle interesante es que al momento de arrancar con brusquedad, el sistema manda algo de potencia al eje trasero, eliminando por completo el torque steer.
Comúnmente las pick ups son vehículos capaces fuera del pavimento, de hecho se había vuelto una característica, pero esta Ridgeline no es un 4x4 en toda la extensión de la palabra y aunque si emplea una tecnología de tracción integral, la verdad es que no posee las mismas habilidades que un vehículo con reductora, controles de descenso, etc.


También la cabina es diferente.
En el interior, el habitáculo es espacioso y puede acomodar a cuatro adultos, siendo las plazas traseras algo incómodas, duras sería una mejor forma de describirlas. El tablero es de formas cuadradas y en algunos aspectos y botones me recordó el Accord de hace dos generaciones, sin que ello signifique algo malo, simplemente es que los botones son grandes y cuadrados, el sistema aire acondicionado es de ajuste electrónico bi-zona y los indicadores son dos pequeños círculos que rompen con los esquemas cuadrados del resto de los elementos.
Al estar orientada para un uso rudo, la cabina tiene una cubierta de plástico en el piso, tanto para las plazas delanteras como para las traseras, detalle que se agradece en virtud de que no tenemos que preocuparnos por cuidar una alfombra.
No es complicado obtener una buena posición de manejo y sin duda una vez acomodado se disfrutarán los trayectos en esta pick up.


Para un uso no demasiado rudo
La Honda Ridgeline se erige como un ejemplar de excelente manejo y mucha flexibilidad de uso, es también un vehículo con capacidades off-road ligeras y que encontrará su mejor dueño en aquel que no la quiera para cargar mucho o arrastrar, ya que el V6 aunque potente, entrega el par en un rango algo elevado del cuenta revoluciones, incluso existen otros V6 que entregan el torque más abajo, pero una vez que ha tomado cierta velocidad brindará mucha seguridad en su manejo, producto de su sólida construcción, buen escalonamiento de la caja y el esquema de suspensiones independiente.


Puntos a favor:
- Buena calidad de marcha, manejo parecido al de un sedán mediano- Mucha versatilidad y soluciones innovadoras- Cajuela en la batea
Puntos a tomar en cuenta:
- Le vendría bien un V8- Entrega el torque un poco por arriba del rango ideal- 

Haga click aquí para leer mas artículos de Autocosmos

Artículos Similares
- Honda Insight Hybrid
El Insight, modelo híbrido dedicado de Honda resucita perdiendo toda la identidad de su predecesor, con un motor híbrido que emplea la última generación de la tecnología IMA, si te interesa sigue leyendo esta muy interesante...
- Honda NSF 100
- La Honda Ridgeline
- Honda Civic Mugen
- Honda Accord Coupé
- Honda S2000 CR 2008
- Honda - Sus Mejores Modelos
- Concepto Honda FCX
- Conector I-Link En Honda 2007
- Honda Fit 2008