Nissan Aguascalientes: Robótica con Sentido Humano Coahuila

Una fábrica no es un espacio inmenso lleno de materiales, robots o componentes; es un sitio manejado por personas que le dan sentido a sus vidas a través de la creación de uno de los objetos que más han revolucionado al ser humano: el automóvil...

Compañías Locales

ROTO CRISTALES Y PARTES
(844)4103032
Blvd Francisco Coss 540
Saltillo, CI
YES RENTA CAR
(878)7829568
Av. Lopez Mateos 810
Piedras Negras, CI
AUTOS MIJARES
(871) 713-8575
abasolo 888 , torreon
TORREON, CI
VEHICULOS AUTOMOTRICES
(861) 612-1725
fco i madero 375
SABINAS, CI
PONTIAC GMC SALTILLO
(844) 438-8601
venustiano carranza 5886
SALTILLO, CI
CENTRO TECNICO "RAMOS"
01 963 63 25141
5A.CALLE SUR ORIENTE 120
COMITAN, CI
MULTILLANTAS DE LA LAGUNA SA DE CV
(871)7125580
revolución 955
Torreon, CI
MILLENNIUM RENTAL SERVICE
(878)7828974
H Colegio Militar 1208 ,
Piedras Negras, CI
AUTOMOVILES SABINAS SA DE CV
(861) 613-0834
arr de la constitucion km 1182
SABINAS, CI
SOLUCIONES LOGISTICAS INTERNA
(861) 612-6683
florencio morales
SABINAS, CI


Emprendimos nuestro viaje a la planta de Aguascalientes del fabricante japonés, Nissan, en un sentido meramente exploratorio y con el único propósito de conocer al Vicepresidente de Manufactura que ahora es orgullosamente mexicano y que responde al nombre de Armando Ávila.
Para algunos era un evento más de la industria automotriz y para otros, como es mi caso, era estar en contacto nuevamente con la música de los tornillos y los troqueles, con el aliento especial del aluminio y con los espectaculares fuegos artificiales que emergen de los puntos de la soldadura. En fin, "otro día más en la oficina". 


Nuestros anfitriones del día, el mismo Armando Ávila de orgullosa cepa aguascalentense, David Aldana, Director de la Planta de Vehículos y Eduardo Ocadiz, Jefe de Servicios y Relaciones Públicas, nos hicieron favor de darnos el recorrido a las instalaciones junto con el "Jefe Diego", (Diego Arrazola, Director de Comunicación de Nissan), Francisco Carbajal Aguilar, Director de Planta de Componentes Aguascalientes y Miguel Lira, Gerente de Relaciones Públicas de la firma.
Un letrero con los nombres de los que asistíamos a la visita, nos esperaba en el umbral de la puerta y de ahí nuestra percepción de la planta empezó a cambiar.
Como un pequeño detalle, al parecer insignificante, puede hacerlo sentir a uno como en casa o ajeno a la misma. En este caso, Alejandro Konstantonis de la Revista Automundo Deportivo y yo, intercambiamos una mirada de aprobación ante el buen gesto de bienvenida.


Subimos a un par de vehículos descubiertos en grupos de seis y comenzamos la visita por la planta de fabricación de motores. Mucha gente dice que cuando se ha visitado una fábrica y ensambladora de autos ya se han visto todas, yo no estoy de acuerdo con eso porque cada empresa reacciona a diferentes estímulos y parece mentira pero cada filosofía se ve reflejada en el corazón de quienes fabrican los coches.


Vimos desde el primer motor fabricado ahí hasta los que ahora dan servicio a los tres autos que diariamente desfilan como fichas de dominó en una caída en serie y que son el Sentra, Platina y el hijo de ojos rasgados pero de acento galo, el Clío. Este pequeño vástago del socio más cercano de Nissan, Renault.
Nos podemos imaginar lo complejo que debe haber sido combinar un "Gohan" (arroz al vapor) con un buen "Beaujolais", que por cierto es mi región favorita hablando del buen vino francés. Lo mismo ha sucedido aquí desde que Renault y Nissan comenzaron su alianza en el año de 1999.


Una vez recorrida la parte de fabricación de motores, fuimos conducidos hacia la planta de estampado en donde pudimos apreciar una fila de prensas enormes de altísima presión y 924 dados o moldes formados y alineados como la banca de un equipo de fútbol en donde pacientemente esperan la llamada del entrenador para pisar la grama.
Esta planta es usada para fabricar partes, páneles y diversos componentes tanto para el mercado nacional como para el de exportación que consumen 6500 toneladas de acero cada mes.


Más allá de escuchar como la prensa cae para fabricar un panel de la puerta o una cajuela, es aquí donde nos detenemos a pensar más allá de las máquinas y en donde reparamos en quienes operan las máquinas y en los 4300 empleados que diariamente van y vienen entre los 1.8 millones de metros cuadrados que conforman la planta que produce 82 autos por hora en dos turnos que dan como resultado 1063 coches cada día.
 
 


Es una planta amigable con el ambiente y que ha recibido una infinidad de premios por el reciclaje de materiales, el aprovechamiento del agua y la energía pero sobre todo por las 6.3 millones de horas que llevan sin tener accidentes graves en su proceso de manufactura. Esto se dice fácil pero al ver en los patios miles de autos formados esperando el convoy que los trasladará a diferentes partes de México y el mundo, nuestra mente se percata del significado del "Douki Seisan" o producción sincronizada. 


Miles de manos de mujeres y hombres mexicanos que en esta planta son llamados trabajadores y no obreros como en algunas fábricas de nuestros vecinos del norte, intercalan entre el sudor, la fuerza física y su talento un componente esencial para que los autos sean de calidad y del agrado de los clientes: el corazón.
Los robots pueden automatizar procesos y realizar tareas difíciles pero jamás le podrán imprimirle un sello especial a lo que construyen. Tal vez las plantas fabricantes de coches se parezcan pero lo que las diferencia es la mentalidad y la felicidad con la que la gente trabaja.  Para nuestro beneplácito, vimos caras sonrientes a la hora de poner los asientos o bien a la hora de probar los autos en los rodillos al final de la línea de producción.


Es satisfactorio ver gente trabajando y lo es más aun ver a las personas haciendo con gusto la actividad que la vida les ofreció.
Nuestra visita a este complejo industrial resultó muy enriquecedora tanto en el aspecto técnico como en el plano humano ya que vimos como Nissan sigue al pie de la letra aquellas tres leyes de la robótica escritas por el padre de la ciencia ficción, Isaac Asimov, hace algunas décadas:

Un robot no puede lesionar a un ser humano, o, por medio de la inacción, permitir que un ser humano sea lesionado.
Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la Primera Ley.
Un robot debe proteger su propia existencia en la medida que esta protección no sea incompatible con la Primera o Segunda Ley.

Haga click aquí para leer mas artículos de Autocosmos