Nuestro Crecimiento Personal

Nuestra vida tiene un solo dueño, y es nuestro patrimonio. Depende de nosotros hacer hasta lo imposible para lograr ser felices. Continúe leyendo acerca del crecimiento personal...

Artículos Proveído Por:

Afortunadamente no hemos transitado solo por esta dimensión, lo han hecho millones de seres cada uno con un tiempo definido de permanencia, en donde muchos has sabido aprovechar la oportunidad que se nos ha dado de transitar, aprender, aportar acciones que nos indican que tanto hemos crecido, especialmente en lo espiritual, que tanto nos hemos identificado con nuestra misión, línea de servicio, que tanto hemos estado despierto, atento en todo aquello que nos ha permitido disfrutar la vida intensamente.

Algunos de los caminantes, transeúntes en este planeta Tierra de distintos lugares, razas, sexo, edades, nos han legado sus experiencias, pensamientos, reflexiones que invitan a ser consideradas, tomadas en cuenta.

Muchas de estas reflexiones, afirmaciones, encierran mensajes valiosos, que no puede ser ignorados y que en esta oportunidad hemos seleccionado algunos, que compartimos con quienes están plenamente identificado en lo relevante que es saber aprovechar la vida en pro de nuestro auténtico crecimiento

Se ha escrito que:

No debemos avergonzarnos de ser humilde. La humildad es el conocimiento perfecto de lo que somos y podemos, sin ilusionarnos con cualidades que no tenemos. Humildad no es postura del cuerpo ni tono de voz: es una actitud del espíritu, que sabe lo que es y lo que puede, y que no requiere que los demás la vean: vale por sí misma. ¡Por lo tanto, sé humilde! Los beneficios de esta cualidad

1. Al estar consciente de todas las cosas buenas que poseemos, ya no existe la necesidad de sufrir por la envidia hacia otras personas. Quien aprende a realmente ser humilde, logra vivir una vida más feliz.

2. Al estar en armonía con uno mismo, se está dispuesto a mostrar honor y aprecio hacia otras personas. Valorarse a sí mismo trae aparejado valorar a los demás.

3. La falta de humildad causa enojo y engendra peleas; la humildad crea serenidad y tranquilidad.

4. Con humildad se desarrolla la capacidad de admitir las equivocaciones, ya que se elimina el miedo a sentir que uno no vale nada. Al conocerse a sí mismo, la crítica se transforma en una posibilidad de crecimiento.

5. Con humildad, es más fácil perdonar a otros rápidamente.

6. Humildad es apreciar lo que tenemos, es tener conciencia de que todo es un regalo.

En una ocasión, por la tarde, un hombre vino a nuestra casa para contarnos el caso de una familia hindú de ocho hijos. No habían comido desde hacía ya varios días. Nos pedía que hiciéramos algo por ellos. De modo que tomé algo de arroz y me fui a verlos, vi, cómo brillaban los ojos de los niños a causa del hambre.

La madre tomó el arroz de mis manos, lo dividió en dos partes y salió. Cuando regresó le pregunté qué había hecho con una de las dos raciones de arroz. Me respondió: "Ellos también tienen hambre". Sabía que os vecinos de la puerta de al lado, los musulmanes, tenían hambre.

Quedé más sorprendida de su preocupación por los demás que por la acción en sí misma.

En general, cuando sufrimos y cuando nos encontramos en una grave necesidad no pensamos en los demás. Por el contrario, esta mujer maravillosa, débil, pues no había comido desde hacía varios días, había tenido el valor de amar y de dar a los demás, tenía el valor de compartir. Madre Teresa de Calcuta.

Detente un momento y presta atención a situaciones problemáticas o negativas que hayas vivido en tu pasado, desde la perspectiva que te ofrece el "hoy" verás que esos grandes problemas se han solucionado, incluso esos contratiempos te han servido para mejorar tu vida, te han proporcionado beneficios a la larga.

Por tanto intenta modificar en tu interior la creencia de que los problemas son algo negativo, piensa que cada uno de ellos ayuda en tu crecimiento y en la forma que adoptes para luchar en la vida.

Vive la vida observando el pasado y aprendiendo de su proceso.

No interpretes los problemas como errores o fracasos.

Los problemas son solo peldaños que nos permiten crecer.

Maestro, ¿qué debo hacer para no quedarme molesto? Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro con aquellas que calumnian. - ¡Pues, vive como las flores! Advirtió el maestro. - Y ¿cómo es vivir como las flores? Preguntó el discípulo.- Pon atención a esas flores -continuó el maestro, señalando unos lirios que crecían en el jardín. Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas. Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos. Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos. Y si no son suyos, no hay motivo para molestarse. Ejercita pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera. Esto, es vivir como las flores.

Nos damos cuenta de los verdaderos amigos cuando ya es demasiado tarde.

Si te dan una segunda oportunidad agarradla con ambas manos, si cambia tu vida; simplemente deja que la cambie.

Nadie dijo que la vida sería fácil, solo prometieron que valdría la pena vivirla.

Los amigos son como los globos una vez que los sueltas puede que no regresen.

Una cosa que no puedes reciclar es el tiempo perdido

Si te falta coraje para empezar ya has terminado

Las ideas no funcionan a menos que tú creas en ella

Nunca es tarde lo que hubieras gustado ser.

La vida es demasiado corta para despertar con resentimiento.

La peor mentira es cuando te miente a ti mismo.

Piensa libremente

Practica la paciencia

Saborea los momentos especiales

Sonríe frecuentemente


En el diario vivir siempre se nos presentan oportunidades para cambiar, para aspirar a algo mejor, para crecer, para mejorar. Podemos seguir caminando solo por caminar o podemos ir tomando de cada una de esas oportunidades la energía motivadora que de pronto nos hace vibrar y arriesgarnos.

No podemos reconocer nuestro potencial si no nos animamos a correr riesgos.

"Si no arriesgas, no creces.

Si no creces no te superas.

Si no te superas no serás feliz.

Si no eres feliz, ¿qué otra cosa importa?"

Sin esfuerzo de nuestra parte jamás llegaremos a la cumbre de una montaña. No te desanimes a mitad del camino; sigue adelante, porque los horizontes se tornarán amplios y maravillosos a medida que vas subiendo. Pero no te ilusiones, porque sólo alcanzarás la cima de la montaña si estás decidido a enfrentar el riesgo del camino. No te olvides de que cualquiera que sea tu posición en la vida, tienes siempre dos niveles para observar: los que están arriba y los que están abajo. De este modo, podrás comprender, los problemas que surgen de los dos lados. Así podrás ayudar mejor a unos y a otros. Dios nos guía siempre y nos orienta en nuestra vida. Sigue adelante.

Haga click aquí para leer más artículos de Articuloz.com

Artículos Similares
- Alta Autoestima
Cada uno de nosotros tenemos nuestros propios sentimientos, emociones que debemos saber manejar en todo aquello en donde le damos la oportunidad de que se manifiesten y lo debemos de hacer de tal forma, que nos generen resultados positivos y que nos garanticen que siempre mantendremos una autoestima alta...
- Vida y Felicidad
- Superar el Ego
- El Control de Nuestras Actitudes
- La Rendición
- Consejos para el Crecimiento Personal
- Saber Manejar Las Emociones
- ¿Cómo Expresarse?
- La Baja Autoestima
- Energía Mental