Problemas En Los Cartílagos

Durante mucho tiempo se ha especulado sobre los presuntos peligros del levantamiento de pesas y el desarrollo de las articulaciones; sin embargo, las investigaciones más recientes han demostrado que las estimulaciones compresivas resultan ser un factor principal para la estimulación y desarrollo adecuado de los cartílagos del recubrimiento articular...

Haga click aquí para leer más artículos en MediosyRedes.com

En los cartílagos articulares se describen tres estratos fundamentales, en cada uno de ellos los condrones (cápsula fibrosa con las células cartilaginosas) presentan formas diferentes, directamente relacionadas con las capacidades de trabajo del recubrimiento de las superficies articulares, y en especial, de acuerdo a la situación de la relación articular y la acción gravitatoria.

En la rodilla, por ejemplo, se cumplimenta la correcta relación con las incidencias de la gravedad; pero en las articulaciones del tarso anterior las acciones gravitatorias pasan entre los espacios articulares, disminuyendo sustancialmente el calibre de los cartílagos por disminución de los factores compresivos. El calibre de los cartílagos articulares será directamente proporcional a las incidencias de las cargas compresivas. En aquellas relaciones articulares en donde las acciones compresivas sean menores, los cartílagos presentan menos calibre y será más fácil dañarlos o destruirlos.

La práctica de levantamiento de pesas, bajo unos controles metodológicos adecuados, constituye una excelente aliada, desde edades tempranas, para alcanzar el desarrollo y perfeccionamiento en los cartílagos articulares. Está demostrado que el levantamiento de pesas estimula las acciones compresivas y por tanto las mejores tramas del colágeno.

Lógicamente, el ejercicio sin control, exagerado, se convierte en un factor negativo, cerrando demasiado los poros modulares del cartílago, entorpeciendo los procesos de difusión-nutrición en la matriz del mismo, provocando que los manojos de colágeno se rompan por los excesos compresivos. El crecimento longitudinal de los huesos y por tanto el incremento de la estatura (talla total) se verá favorecido por el levantamiento de pesas.

Para empezar con niños de entre 8 y 13 años se pueden hacer una gran cantidad de ejercicios con el propio cuerpo centrándose en la coordinación, tanto global como intermuscular. No se empieza a entrenar la fuerza como cualidad física, ya que es preciso una maduración gonadal, pues sin testosterona no se puede desarrollar de una forma específica esta cualidad.

Haga click aquí para leer más artículos en MediosyRedes.com
Artículos Similares