Pymes, La "Manzana Del Deseo"

A dferencia de hace una década, ahora las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) tienen diversas opciones para acceder al financiamiento, pero la mayoría no lo sabe, tiene miedo de pedirle prestado a una institución financiera o percibe que no puede cumplir con los requisitos que se requieren para ser sujeta de crédito ...

Proveído Por: 

A diferencia de hace una década, ahora las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) tienen diversas opciones para acceder al financiamiento, pero la mayoría no lo sabe, tiene miedo de pedirle prestado a una institución financiera o percibe que no puede cumplir con los requisitos que se requieren para ser sujeta de crédito.
Sobre cuál es la mejor opción para financiarse, según los expertos no se puede hacer una clasificación o dar una calificación a los diversos productos en el mercado, debido, sobre todo, a que el mejor crédito depende de las necesidades de cada empresa.  
“Como depende del proyecto de inversión (…), las variables van a cambiar, dependerá del riesgo que conlleve el tipo de negocio, la asignación de tasas de interés para cada banco”, explicó a Mundo Ejecutivo el director de Registro y Análisis Financiero de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Enrique Arias.
Por otra parte, el director de ArCcanto Pyme, Víctor Calderón, nos advirtió que únicamente ocho por ciento de las Pymes tiene acceso formal al financiamiento bancario.

“La forma en que la mayoría de las Pymes obtiene financiamiento en México varía, el número uno es a través de proveedores, o por medio de algunos familiares y, por ahí, algunas empresas obtienen préstamos a través de los llamados agiotistas”, detalló el experto.
Calderón consideró que actualmente la baja participación de la banca en el financiamiento de las Pymes se debe a desconocimiento de los demandantes de crédito.
 Aunque para el director de Negocios y Pymes de BBVA Bancomer, Roberto Martínez, también influye el temor que se desató después de la crisis que provocó la devaluación de la moneda nacional que ocurrió en diciembre de 1994.
El directivo bancario nos explicó que, “a pesar de que la situación empezó a mostrar signos de recuperación, a partir de mediados de 1997, muchos empresarios no han logrado superar el temor del impacto de la crisis, porque fueron muchas las historias conocidas sobre quiebra de empresas en la segunda mitad de la década pasada e incluso de patrimonios familiares.
“Para quienes se animaron a pedir crédito en esa época se encontraron con que les pedían garantías hipotecarías 2 a 1, 1 y medio a 1, una cosa así, lo hace medio difícil, entonces la percepción del mercado fue que no existían muchas posibilidades atractivas y factibles de acceder al crédito”, recordó el funcionario de BBVA Bancomer.

Quizá por ello, la principal fuente de financiamiento para las Pymes continúa siendo la de los proveedores. Se calcula que 61.50% de estas empresas obtuvo crédito con ellos, a pesar de que les cobran intereses hasta de nueve por ciento a plazo de 20 días, según cifras del Banco de México (Banxico), al cierre del segundo trimestre de 2007.
En contraste, los bancos cobran intereses de entre 2.5 y 3.0 por ciento mensuales y la banca de desarrollo de 1.50% al mes, de acuerdo con informes del propio Banco Central.

“La mayoría de los empresarios obtiene  financiamiento por medio de los proveedores; usted le dice a un empresario, ¿Por qué se está financiando todo con proveedores?, le conviene más el crédito bancario, y el empresario le contesta que: no, si el proveedor no me cobra intereses”, indicó Calderón.

Empero, el experto de ArCcanto recordó que el crédito con el banco u otra institución financiera puede acceder a una tasa de interés de 1.5% mensual, mientras que el del proveedor es de cinco por ciento por pronto pago, por lo que no debería resultar complicado comprender que conviene más no financiarse con proveedores.
La reducción de tasas de interés no es gratuita, de acuerdo con expertos financieros se debe en gran parte al programa gubernamental que provee garantías a los bancos para que presten a las Pequeñas y Medianas Empresas.
Otra opción de financiamiento para las Pymes es la tarjeta corporativa; Visa y Mastercard acaban de lanzar, cada una por separado, este plástico especialmente para las Pymes, el cual tendría una tasa de interés similar a los plásticos bancarios tradicionales.
Una última opción de financiamiento accesible son los créditos gubernamentales, ya que el gobierno federal cuenta con recursos para apoyar el desarrollo de las Pymes.

Hasta el cierre de agosto pasado, la Secretaría de Economía había destinado, a través del llamado Fondo Pyme, recursos para apoyar a 170 mil empresas, crear 108 mil empleos y conservar otros 750 mil.
La demanda por los recursos frescos supera la capacidad del gobierno federal para atender a las Pymes.
La capacidad de atención del Fondo Pyme está rebasada: “Hoy es 4.5 veces más de nuestros recursos”, reconoció el subsecretario de Pyme de la Secretaría de Economía, Heriberto Félix Guerra.
El funcionario nos informó que en los primeros ocho meses de 2007 se destinaron 1,500 millones de pesos para apoyar a 170 mil Pymes que operan en la República Mexicana.
También se puede acudir a Nacional Financiera (Nafin), quien además se hará cargo de atender también a las Pymes exportadoras, al absorber toda la parte crediticia que había venido haciendo hasta hace poco el Bancomext.

¿Dónde estamos?

En México existen cerca de cuatro millones de empresas, y 70% de ellas se clasifica como Pyme; siete de cada 10 empleos son generados por este tipo de negocios y alrededor de 60% del Producto Interno Bruto (PIB) es representado por este sector.
Empero, las empresas de estos tamaños son las que menos crédito reciben en el país; el financiamiento a compañías representa apenas dos por ciento del PIB, mientras que el destinado al consumo, principalmente a través de tarjetas de crédito, asciende a 10%, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (AMFE).
De acuerdo con información del organismo, cerca de 39% de las Pymes rechaza el crédito de instituciones financieras por temor a la incertidumbre económica; 26 por altas condiciones de precio-garantía; 23 prefiere continuar con sus proveedores y 12% no es sujetos de crédito.

Generalmente, en México, los dueños de las Pymes son personas físicas con actividad empresarial y pueden estar sobreendeudados con otro tipo de financiamientos personales: para autos, casas o tarjetas de crédito.
Además, una de las limitantes más notorias para otorgar créditos a las Pymes es que están sobreendeudadas por otros financiamientos, como créditos personales, automotrices y otros o no disponen de la contabilidad en el formato adecuado para ser evaluadas.
El Banco Mundial consideró en un estudio que cada año nacen 200 mil Pymes en el país, pero después de dos años únicamente 35% de ellas sobrevive.

Por otra parte, de acuerdo con el Banco de México, al cierre del segundo trimestre de 2007 el financiamiento de proveedores venía a la alza, al pasar de 65.90% en el último trimestre del año pasado, a 68.30 por ciento.
En tanto que el financiamiento bancario para este sector cayó en forma por demás sensible, al pasar de 16.90% entre octubre y diciembre de 2006, a 11.90% en el segundo trimestre de 2007.
De las empresas que lograron obtener crédito bancario, 64.10% lo utilizó en capital de trabajo, 10.30 para la reestructuración de pasivos, 7.70 para operaciones de comercio exterior, otro 7.70 en inversiones y 10.2% más, con otros fines, se detalló en el Banco Central.
De las pequeñas empresas 28.60% no utilizó crédito bancario por considerarlo caro; mientras que 17.90 fue rechazado por los bancos y 9.30% estaba temeroso de la situación económica.
A pesar de ello, de acuerdo con cifras de la Asociación de Bancos de México (ABM) durante 2006, la banca otorgó 63 mil 500 millones de pesos en créditos a las Pymes, monto 50% superior en comparación con el registrado un año antes.
“Así, se puede determinar que existe mucho dinero en el mercado y muchos bancos que lo ofrecen (…) tenemos dentro de nuestros objetivos un crecimiento muy importante en el otorgamiento de crédito a los micro, pequeños, medianos y grandes negocios también, pero fundamentalmente la gran masa o el gran volumen de clientes está entre los micros y pequeños”, nos aseguró el directivo de BBVA Bancomer.

Hasta agosto pasado, BBVA Bancomer había otorgado casi 13 mil millones de pesos en financiamiento a Pymes. “La demanda es constante y creciente, le podría decir que hace un par de años cerrábamos cerca de 400 ó 500 créditos por mes, y hoy estamos contabilizando entre 2,000 y 2,500 créditos al mes”, dijo Roberto Martínez.
Al igual que varias instituciones, por ejemplo, nosotros ofrecemos autorización de los créditos en 24 horas, explicó, por su parte, Javier Hernández Tagle, director de Pymes de Banamex.
Para quienes no son expertos y están empezando con un negocio que se clasifica como Pyme o ya administran una, pero quieren tomar decisiones más adecuadas, pueden pedir ayuda en consultorías o por medio de las llamadas incubadoras de negocios, como las que se ofrecen en diversas universidades.
Las opciones son muchas y la mejor para su empresa, si califica como Pyme, dependerá de las necesidades de cada empresario, pero hay que evaluarlas todas o tratar de encontrar la que más se acerque a sus necesidades, antes de optar por alguna.

Haga click aquí para leer mas artículos de Tu Decides

Artículos Similares
- Apoyo A Las Pymes
El acceso a capital es uno de los factores más importantes para que una PYME pueda competir. Contar con financiamiento puede detonar el crecimiento de su negocio. ¿Conoce cuál es el tipo de financiamiento más adecuado para usted? Descúbralo con un clic...
- El Ahorro, Un Buen Hábito Desde La Infancia
- El Ahorro: Un Buen Hábito Desde La Infancia
- Obtenga sus Propios Ingresos
- Estableciendo Metas Monetarias
- Cuide Su Dinero
- Evitar la Crísis en su Patrimonio
- El Factor Concentración y El Éxito Económico
- 10 Claves Para Obtener Un Crédito
- Un Estímulo para el Cambio