Toyota Corolla XLE

Te gusta la Marca de autos Toyota, el siguiente artículo nos muestra el Corolla XLE un automóvil cómodo para usarlo en la ciudad y que ofrece espacio para toda la familia...


Antecedentes
La historia del Toyota Corolla es una de las más exitosas de la historia del automóvil. La producción de este auto comenzó a darse a partir del año 1966 convirtiéndose en el auto más vendido del mundo con unos 30 millones de unidades vendidas al 2007.
La línea de diseño se ha mantenido desde su primera generación muy conservadora, un auto funcional y confiable. 10 generaciones han visto las calles de todo el mundo siendo la última renombrada en algunos mercados como Toyota Auris. Ahora en nuestras manos pudimos probar el modelo de mayor confort de Corolla en nuestro país.


Cambios exteriores. La versión se encuentra orientada a parecerse a su hermano mayor el Camry, por lo que podemos observar las similitudes en los faros y defensas, mientras que la parte trasera comparten la forma, pero las luces son distintas.
 
Cambios Interiores. Los asientos cuentan con mejor sujeción lateral. Los materiales empleados continúan apoyándose demasiado en el plástico. Pero al final son funcionales teniendo todo a la mano.
 


Características técnicas y mecánicas
La motorización para la versión XLE aumenta ligeramente, pasando de los 126 hp a los 132 hp, así como un incremento en el torque subiendo 6 unidades para llegar hasta los 128 lb/pie. El bloque es el mismo de cuatro cilindros con 1.8 litros de desplazamiento.
La caja de velocidades para esta versión es únicamente automática de 4 velocidades, la cual es adecuada para el vehículo y su motor, al contrario de lo que se puede pensar por su tamaño es un vehículo relativamente ágil.
Puede mejorar. La transmisión automática, ya que dichas cajas de 4 velocidades ya se están convirtiendo en algo obsoleto.


Confort
Sin lugar a dudas uno de los puntos fuertes del Corolla es la comodidad que nos ofrece y no por los materiales sino por todos los elementos interiores. Los asientos aun cuando son de tela y cuentan con ajustes mecánicos ofrecen buen soporte a la espalda y lateral. El espacio para las piernas en las plazas traseras es bueno así como en la altura del mismo.
El tablero con insertos en imitación madera es sencillo pero cuenta con todos los elementos necesarios en la vida actual como lo es el aire acondicionado y el radio AM FM y CD con lector de Mp3 además de entrada auxiliar. Los instrumentos al frente son genéricos pero claros y útiles.


 
La calidad de marcha es cómoda si no le exigimos velocidad, cuenta con una suspensión suave que absorbe muy bien las constantes imperfecciones de nuestras calles, mientras que la dirección es confortable para el uso diario y los viajes carreteros pero no para maniobras deportivas. Para el apartado de la seguridad cuenta con frenos ABS y bolsas de aire frontales y laterales.
 
Resalta. La comodidad interior a pesar de los materiales utilizados para su fabricación.


Manejo
 
Al entrar a este punto debo comentarles que existen sentimientos encontrados ya que si bien este auto tiene una gran reputación de calidad y de confiabilidad, se ve rebasado en prestaciones por otros autos además de ser más caro que ellos. El manejo del Corolla es agradable para el día a día en la ciudad y los elementos interiores ayudan mucho a hacer menos tedioso el tráfico, pero los materiales interiores dejan mucho que desear, comenzando desde el volante que es como tomar un aro de plástico, hasta llegar al sentido del tacto en los paneles interiores de las puertas.


 
El desempeño del manejo es una cuestión aparte ya que es cómodo pero al exigirle más en maniobras a velocidad se nota la falta de firmeza en la suspensión, lo que puede generar falta de adherencia. Existen sedanes familiares  a los que se les puede exigir algo de prestaciones deportivas pero el caso del Corolla XLS, definitivamente no. Por otra parte el sonido del motor se filtra hacia la cabina.


 
El mercado se ha hecho muy exigente y muchos usuarios buscan más valor por su dinero, o incluso pueden pagar más por un buen producto. Haciendo una comparativa rápida encontramos al VW Bora, Ford Focus, y al Mazda 3 sedán, los tres cuentan con mayor caballaje, mejores interiores, mejor manejo y a excepción del Bora cuestan menos (el Bora cuesta prácticamente lo mismo). Sin duda en el competido mundo automotriz el Corolla tiene puntos que le hacen perder terreno frente a sus adversarios.


 
Lo bueno. Es cómodo para la ciudad y ofrece un excelente espacio para la familia, además del espacio de carga en cajuela.
Puede mejorar. Los acabados interiores, así como una transmisión automática más eficiente y por supuesto un precio más competitivo. Lo que vende no es la marca si no la calidad del producto.


Capacidad de carga
En el apartado de espacio para carga el Corolla no tiene problemas ya que su cajuela puede albergar 349 litros de capacidad, no es lo mejor del segmento pero si es lo suficiente para solucionarnos problemas de equipaje o carga moderada.
 
Puede mejorar. En el sentido de capacidades se encuentra en un rango medio para el equipaje aunque para un auto de este tipo debería tener mayor espacio. (Por ejemplo el Renault Megane Sedán cuenta 455 litros de capacidad en cajuela).
 
 
Competencia



Rubén Hoyo, Editor.
El Corolla es toda una historia de éxito para Toyota, el auto más vendido del mundo a lo largo de sus ya muchas generaciones y un vehículo que es sinónimo de practicidad, durabilidad y bajos costos de mantenimiento. Lo anterior sonará muy bonito y en realidad es cierto. El Corolla es un vehículo perfecto para ir de un punto a otro sin preocuparse de nada, ofrece los estándares de comodidad y seguridad mínimos requeridos, pero tiene un gran problema. Siendo el auto una compra patrimonial, ¿no debería ser algo que al verlo, tocarlo y manejarlo me causara sensación de satisfacción o emoción?, el Corolla es un gran producto, pero no transmite nada ni para el que lo maneja o el que lo ve en la calle y esa es precisamente la diferencia por la cual un VW Bora se vende tan bien.
 
 
Comentarios: ricardo@autocosmos.com ruben@autocosmos.com

Autor: Ricardo Silverio

Haga click aquí para leer mas artículos de Autocosmos

Artículos Similares