Un Fármaco para Dejar de Fumar

Durante el encuentro anual del Colegio Americano de Cardiología se presentó el primer estudio sobre el uso de vareniclina en personas con enfermedad cardiovascular previa y se descubrió que 47% de personas dejó el cigarrillo...

Proveído Por:

Pfizer Inc dio a conocer los resultados de un estudio que indica que el grupo que recibió placebo, apenas 13,9% logró esta meta. Los resultados se presentaron durante el 58º Encuentro Anual del American College of Cardiology realizado en Orlando, Florida.

Los datos coinciden con los resultados obtenidos en estudios clave sobre la droga, que habían demostrado que vareniclina es más efectiva que placebo en fumadores con buen estado general de salud, explicó la doctora Nancy A. Rigotti, profesora en la Facultad de Medicina de Harvard, directora del Centro de Investigación y Tratamiento del Tabaquismo en el Hospital General de Massachusetts e investigadora principal del estudio.

El estudio demuestra que esta droga es efectiva para ayudar a que los fumadores que padecen enfermedad cardiovascular puedan dejar el cigarrillo. Los resultados son alentadores, porque los pacientes evaluados corrían un mayor riesgo de vida, tanto por ser de edad avanzada como por haber sido fumadores durante muchos años y tener historial clínico de enfermedades cardiovasculares, declaró la especialista. El perfil de seguridad de la droga fue similar al obtenido en estudios previos.

El tabaquismo es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. En los Estados Unidos mueren cada año unos 130 mil pacientes adultos debido a la asociación entre cigarrillo y enfermedad cardiovascular. Esta cifra representa, aproximadamente, un tercio del total de fallecimientos vinculados al tabaquismo en adultos de 35 años o más. Hay estudios que demostraron que dejar de fumar reduce el riesgo de fallecimiento en un 36% en pacientes con enfermedad coronaria.

Tras experimentar un evento cardíaco, tal como un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular (ACV), siempre se le pide al paciente que deje de fumar, pero en algún momento muchos vuelven a hacerlo, con serio riesgo de volver a sufrir un evento cardiaco, explicó el doctor Robert A. Kloner, director del área de investigación en el Instituto del Corazón del Hospital Buen Samaritano y profesor en la Facultad de Medicina Keck al sur de California en Los Ángeles.

Es importante que todo fumador, y en especial aquellos fumadores con enfermedad cardíaca, trabaje conjuntamente con profesionales de la salud para implementar un plan de cesación tabáquica.

Acerca del estudio:

El estudio, multicéntrico, a doble ciego y controlado por placebo, incluyó a 714 pacientes adultos (de entre 35 y 75 años) que habían fumado un promedio de 10 o más cigarrillos diarios durante un año antes de ser convocados para participar de la investigación. Todos los pacientes querían dejar de fumar pero no habían realizado ningún intento durante los tres meses previos al estudio y padecían enfermedad cardiovascular estable y documentada, la cual había sido diagnosticada más de dos meses antes del comienzo de la prueba.

Entre los diagnósticos de enfermedad cardiovascular elegidos se encontraban pacientes que habían sufrido ataques cardíacos, o que habían padecido algún tipo de cirugía cardíaca, dolor en el pecho, enfermedad vascular arterial periférica y ACV o ataque isquémico transitorio.

Los pacientes se distribuyeron, por azar, en dos grupos que recibieron doce semanas de tratamiento con el medicamento(n=355) o placebo (n=359) y se les hizo un seguimiento hasta la semana 52 en una fase ciega post tratamiento.
Durante todo el estudio, los pacientes recibieron apoyo para dejar de fumar. El objetivo primario del estudio era lograr una tasa de abstinencia continua durante las últimas cuatro semanas de tratamiento (semanas 9 a 12). El objetivo secundario principal era lograr una tasa de abstinencia continua durante el período que va desde las últimas cuatro semanas de tratamiento hasta la fase post-tratamiento (semanas 9 a 52).

Hacia el final de las 52 semanas, un 19,2% de los pacientes que habían recibido vareniclina durante la fase de tratamiento, se mantuvieron en abstinencia en comparación con un 7,2% en los pacientes del grupo placebo.

En general, la droga fue bien tolerada. En el grupo con el fármaco, un 7,4% de los pacientes experimentó eventos cardiovasculares, versus un 6,6% en el grupo placebo (diferencia 0,8, 95% CI: -3,0 a 4,6). Se registraron efectos adversos serios en un 6,5% de los pacientes tratados con el fármaco, frente a un 6% registrado en el grupo de pacientes que recibió placebo. Ninguno de los eventos adversos serios reportados incluyó síntomas de depresión, pensamientos suicidas o conducta anormal.

Los eventos adversos más comunes reportados en el estudio fueron náuseas (29,5% en el grupo vareniclina vs. 8,6% en el grupo placebo), dolor de cabeza (12,7% vs. 11,1%), insomnio (11,9% vs. 6,6%), vómitos (8,2% vs. 1,1%), sueños anormales (7,9% vs. 1,7%), fatiga (7,1% vs. 4%), nasofaringitis (6,5% vs. 8,6%), constipación (6,5% vs. 2%), diarrea (6,2% vs. 5,1%), mareos (6,2% vs. 4,6%) y dispepsia (5,4% vs. 3,4%).

Este estudio fue financiado por Pfizer Inc y se realizó en 15 países.

Información para tener en cuenta:

Vareniclina es un medicamento de venta bajo receta para pacientes adultos de 18 años o más que intentan dejar de fumar. El fumador adulto puede beneficiarse con programas de apoyo de cesación tabáquica y/o de asesoría mientras intenta dejar de fumar. Es posible que el paciente sufra recaídas y fume mientras está en tratamiento con esta droga. Si sufre una recaída, puede continuar tomando este fármaco y volver a intentarlo.

Hay pacientes que han experimentado cambios en la conducta, agitación, ánimo depresivo, y pensamientos suicidas mientras se encontraban bajo tratamiento o incluso después de haber concluido el tratamiento. Si el paciente, sus familiares o quienes cuidan de él notan síntomas de agitación, depresión o cambios en la conducta que son atípicos en el paciente, o si el paciente comienza a tener ideas suicidas o conductas suicidas, deberá suspender el tratamiento y notificárselo a su médico inmediatamente. También se recomienda informarle al médico acerca de antecedentes de depresión o cualquier trastorno psiquiátrico antes de comenzar el tratamiento, ya que estos síntomas pueden agravarse durante el tratamiento.

Los efectos secundarios más comunes son náuseas (30%), trastornos para dormir, constipación, gases y/o vómitos. Los efectos colaterales molestos o que no desaparecen, deben ser informados al especialista.

Es posible que, mientras dure el tratamiento, el paciente tenga problemas para dormir, sueños intensos, poco comunes o extraños. El paciente deberá ser advertido sobre la importancia de manejar o utilizar maquinarias con precaución hasta tanto se determine de qué modo puede afectarle el tratamiento con esta droga.

No debe suministrarse vareniclina junto a otras drogas para dejar de fu-mar. Es posible que se necesite una dosis menor del fármaco para pacientes con trastornos renales o que se practican diálisis.

Antes de comenzar el tratamiento, el/la paciente deberá comunicarle a su médico si está embarazada, si planea quedar embarazada o si toma insulina, medicamentos para el asma, o anticoagulantes. El mecanismo de acción de estos medicamentos puede verse alterado cuando el paciente deja de fumar.

Haga click aquí para leer mas artículos de Infobae.com

Artículos Similares
- Dejar de Fumar de Manera Natural
Deja de fumar de forma natural: sin medicamentos, sin parches, gomas de mascar u otros productos a base de nicotina, entonces ¿cómo se puede dejar de fumar de manera natural? Continúa leyendo el artículo para obtener la repuesta...
- Paracetamol
- Mal Aliento o Halitosis
- Desarrollo de Productos Farmacéuticos
- Adicción al Tabaco
- Remedios Naturales Anti-Tabaco
- Dejar De Fumar Con Jugo De Noni
- Para Comenzar Bien El Año
- Triple Terapia para Dejar de Fumar
- SRT1720: Un Fármaco Para Adelgazar